Arroyo (Caisse):"Sin mi pinchazo en el Monte Petrano hubiera sido posible acabar entre los diez primeros"

ROMA, 31 (EUROPA PRESS)

El ciclista español David Arroyo (Caisse d'Epargne), que terminó undécimo en la general del Giro de Italia, aseguró que cree que si no hubiese pinchado en Monte Petrano "hubiera sido posible acabar entre los diez primeros" además de afirmar que en su equipo tienen que "estar muy contentos" por haber "estado delante casi todos los días".

Arroyo lamentó la mala suerte sufrida en el Giro del Centenario, pero valoró positivamente su resultado final. "Quizás con un poco más de suerte y sin mi pinchazo en la etapa de Monte Petrano hubiera sido posible, pero estoy satisfecho igualmente, sobre todo si miramos a la clasificación y a los corredores que me preceden".

"Casi todos terminaron una Gran Vuelta en el podio y con excepción de Alberto Contador, Cadel Evans y mi compañero Alejandro Valverde, todos los mejores corredores del mundo estaban en Italia para disputar la carrera", añadió.

Además, Arroyo, que terminó en el puesto 50 en la contrarreloj disputada en Roma, aseguró que el estado de ánimo en el equipo era bueno pese a no haber "logrado" ganar una etapa. "Aunque mi equipo no haya logrado llevarse una victoria de etapa en este Giro del Centenario, a pesar de haberlo dado todo para intentar conseguir este objetivo, creo que tenemos que ser muy contentos porque hemos estado delante casi todos los días", dijo.

Por otro lado, el ciclista de Talavera de la Reina analizó el discurrir de la ronda italiana para el equipo (Caisse d'Epargne). "Hemos tenido la mala suerte de perder a Fran Pérez, víctima de una caída en la cuarta etapa, a Joaquim Rodríguez que tenía una rodilla dolorida y también a David López, quien tuvo que abandonar la carrera el penúltimo día después de caerse. Por mi parte, el objetivo era terminar entre los diez primeros y me ha faltado muy poco para conseguirlo", explicó.

También, no dudo en calificar a esta edición del Giro como "particular" y asegurar que para vencer en las etapas de montañas era necesario "fuerza y explosividad". "Ha sido un Giro muy particular con algunas etapas históricas. La carrera ha sido muy controlada y con mucha igualdad entre los mejores corredores. Las etapas de montaña eran duras, pero la mayoría muy cortas y disputadas a alta velocidad, lo que requería fuerza y explosividad", comentó.

El español centró su próximo objetivo en el Tour de Francia en donde irá a hacer su "papel". "La verdad es que todas las etapas han sido muy rápidas y que no hemos tenido a una sola que sea tranquila. Ahora voy a descansar hasta el Campeonato de España y en principio estaré en la salida del Tour el 4 de julio en Mónaco, donde volveré a hacer lo que suele ser mi papel, es decir trabajar para mis líderes", concluyó.