Sastre: "El Giro es una carrera de supervivencia, se corre diferente a las demás"

Sastre: "El Giro es una carrera de supervivencia, se corre diferente a las demás"

Sastre: "El Giro es una carrera de supervivencia, se corre diferente a las demás"

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

El ciclista español Carlos Sastre (Cervélo) calificó el Giro de Italia, que da comienzo este sábado en Venecia y donde parte como uno de los favoritos, como "una carrera de supervivencia", y en la que descarta hablar de favoritos, prefiriendo que sea "la propia competición" quien los decida.

"El Giro es, sobre todo, una carrera de supervivencia, que se corre de una forma completamente diferente a las demás. Siempre ponen muchos traslados, mezclan largas etapas-maratones de 250 kilómetros con otras nerviosas y espectaculares de menos de 100 kilómetros", apuntó Sastre en una entrevista a su departamento de prensa.

El abulense tampoco se olvida de "la peculiar manera de correr de los italianos". "Son muy combativos y se la juegan en cualquier momento, tratando de buscar una oportunidad, por lo que tienes que estar siempre atento a los movimientos", advirtió.

El ganador del Tour de Francia 2008 recordó que las salidas de etapa son veloces y que siempre se permiten "escapadas que cogen una 'minutada' porque el pelotón va tranquilo". "Luego, las dos últimas horas de la etapa son vertiginosas, con emboscadas prácticamente en todos los finales", señaló, recalcando que otro factor diferenciador de la 'carrera rosa' "es el porcentaje de los puertos". "Son realmente duros", avisa.

Sin embargo, Sastre ha elegido esta prueba en lugar de la Vuelta, en primer lugar, porque el Giro es "el único podio" que le falta de las tres grandes. "Siempre que lo he corrido ha sido trabajando para otros corredores y este año tenía la ilusión de disputarlo para mí. Otra razón es que se celebra el centenario de la carrera y Cervélo tiene mucho interés en esta efemérides", apuntó.

"También ha influido el recorrido, con seis o siete finales en alto y una contrarreloj que por su dureza no es exclusiva para contrarrelojistas puros", añadió al respecto el jefe de filas del Cervélo, que no duda en que saldrá a tope.

Y es que el ciclista español sabe que el Giro es su "primer objetivo importante de la temporada" y por ello asiste "tratando de luchar por lo máximo". "Creo que he hecho una buena preparación para llegar en las mejores condiciones y una vez que lo termine, independientemente de cómo me haya ido, empezaré a planificar el Tour", recalcó.

Sastre afirmó que ha cumplido el calendario que tenía previsto, salvo el cambio de la la Flecha Valona por la Amstel Gold Race porque le daban un premio en Castilla y León y la medalla de oro al Mérito Deportivo. "Una vez superado el accidentado arranque del Tour de California, he podido ir progresando carrera tras carrera, haciendo los entrenamientos que me había programado. Llego tranquilo y con los deberes hechos", resaltó.

TRES GIROS CON TRES LÍDERES

El corredor abulense afrontará su tercer Giro de Italia después de haber participado en 1999, en las filas del ONCE, "trabajando para Laurent Jalabert", que fue 'maglia rosa' y concluyó cuarto, en 2002, en el CSC, "ayudando a Tyler Hamilton a estar en el segundo peldaño del podio), y en 2006, en la formación de Bjarne Riis, colaborando en el triunfo de su compañero Ivan Basso.

De cara a esta edición Centenario, el campeón del Tour cree que será importante "llegar a la salida en una muy buena condición" y no perder demasiado tiempo en la primera semana donde hay dos etapas, "no excesivamente duras" en los Dolomitas.

"Creo que será a partir de la contrarreloj, que es diferente a cualquiera de las que hemos corrido hasta ahora en las otras vueltas 'grandes', cuando la carrera empiece a definirse", subrayó Sastre, que avisó de la importancia de "recuperar" en las etapas más ligeras, "pensando en esas etapas del final, sobre todo la del Vesubio".

Por otro lado, el abulenses descartó hablar de favoritos. "Nunca hablo de favoritos antes de las carreras. En este Giro hay un gran plantel de corredores, pero hasta que no empiece la carrera no sabremos cómo llega cada uno. Dejemos que sea la propia competición la que señale a los favoritos", se limitó a comentar.

Finalmente, Sastre advirtió que acude con un equipo "joven" con corredores "mentalizados" para ayudarle, y a los que no presionará demasiado para que "vayan entrando en la carrera y la vayan asimilando lo mejor posible". "Lo importante es que pueda utilizarles en los momentos puntuales de la carrera", aseveró.