Armstrong: "Hay una alta probabilidad de que me prohíban ir al Tour"

PARÍS, 10 (EUROPA PRESS)

El ciclista estadounidense Lance Armstrong (Astana) explicó hoy que existe "una alta probabilidad" de que le impidan acudir a la próxima edición del Tour de Francia, del que es siete veces campeón, por culpa de las anomalías en los controles de orina, sangre y cabello, que le hicieron de forma reciente y que han sido criticadas por la propia UCI.

"Hay una alta probabilidad de que me prohíban ir al Tour", dijo hoy Armstrong en un vídeo subido a su página web (www.livestrong.com), consciente de que la Agencia Francesa Antidopaje (AFLD) podría dejarle sin participar en la ronda gala por lo sucedido en un control reciente.

El texano reconoció que tiene puestas grandes ilusiones en esta carrera. "Es una lástima. El Tour es algo que me encanta y quería ser competitivo, al menos, poder ayudar a Contador o Leipheimer a obtener la victoria", manifestó el estadounidense en el vídeo.

Armstrong, que dijo que en Francia "tienen sus reglas" y no se puede hacer nada, dio negativo en aquellos controles realizados el 17 de marzo, por los que la Agencia Francesa Antidopaje (AFLD) ha informado a la UCI. Sin embargo, Armstrong tomó 20 miuntos de margen desde la llegada del agente de la AFLD hasta que accedió a realizar las pruebas, motivo que ha sido aprovechado por los franceses para criticarle.

Para el organismo galo, esa espera podría ser el motivo de sanción en su territorio. "Armstrong no respetó la obligación de permanecer bajo la directa y permanente observación del responsable", señaló la agencia, que cree que esto pudo ser una infracción de las reglas antidopaje y que se considera "competente" para sancionar al siete veces ganador del Tour.

Cuando llegó el médico de la AFLD, Armstrong había solicitado permiso para ducharse, puesto que venía de entrenarse, mientras que Johann Bruyneel verificaba las credenciales de dicho médico. El mandatario cree que el estadounidense tenía "todo el derecho" de tomarse una ducha mientras que el manager del Astana "confirmaba con la UCI que estas personas tenían autoridad para tomar muestras".

"Durante este tiempo, su manager me llamó y yo le puse con nuestra encargada de dopaje, Anne Gripper, que le confirmó que la AFLD tenía autoridad para hacerlo", añadió al respecto.