Ciclistas se reunirán el sábado en la Plaza de Cibeles para reivindicar el uso de la bicicleta como transporte

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

Ciclistas madrileños se reunirán a las 18 horas del sábado en la Plaza de Cibeles para reivindicar el uso de la bicicleta como medio de transporte alternativo y eficaz, una iniciativa que ya se ha realizado en ciudades como Roma y que es conocida como 'La criticona'.

Según informó hoy la organización, los participantes en este acto darán "un agradable paseo por las céntricas calles de la capital" para "dar visibilidad al uso de la bicicleta como medio alternativo de transporte". "Las personas participantes pretenden demostrar que la bicicleta es un medio de transporte eficaz para desplazarse por las ciudades, no consume recursos naturales, no produce contaminación (aérea, visual o acústica) y es saludable y divertida", indicó.

Esta convocatoria tendrá carácter internacional, ya que contará con la presencia de ciclistas de ciudades como Coruña, Gijón, Bilbao, Murcia o Barcelona y de otros países como Italia, Francia o Portugal. Con ello, se pretende emular y dar continuidad a la 'quedada' que se viene realizando desde el año 2004 en Roma, conocida como 'La Ciemmona', y que en su edición del pasado año convocó a más de 5.000 ciclistas urbanos.

En este contexto, se celebrarán durante cuatro días diferentes actividades, todas ellas ligadas al uso de la bicicleta como medio de transporte. El inicio de las actividades que se sucederán durante este largo fin de semana será la ya habitual Bici Crítica, masa crítica madrileña, que se repite todos los últimos jueves de mes en Madrid (30 abril 2009).

Además se pretende que en este puente de mayo Madrid se llene de bicis ya que existen numerosas propuestas "ciclables", para las cuales solo es necesario una bicicleta, como paseos nocturnos, talleres de bicis, proyecciones, comidas populares o conciertos.

MUY LEJOS DE KIOTO

La convocatoria está apoyada por los grupos ecologistas Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace y WWF/Adena "por su valor como encuentro y reivindicación de una forma de moverse alternativa y más verde" pidiendo "más espacio para la bicicleta frente a los vehículos motorizados".

Y es que, según datos de las asociaciones, España no sólo es el país más alejado de los objetivos que le impone el Protocolo de Kioto, sino que también está en la cola de Europa por el escaso uso de la bici. Así, las estadísticas de la Agencia Europea de Medio Ambiente indican que, en el año 2000, cada ciudadano español recorría en bicicleta una media de 20 kilómetros al año frente a los 936 kilómetros de un ciudadano de Dinamarca, o a los 188 de un europeo medio.

Las emisiones de gases de efecto invernadero debidas al transporte casi se han duplicado desde 1990, y prácticamente la mitad de éstas se deben al coche particular. "Si además se tiene en cuenta que más de la mitad de los recorridos urbanos que se realizan en coche recorren distancias de menos de 3 kilómetros, se entiende fácilmente que la bicicleta puede tener un papel muy importante en la reducción de los impactos negativos del transporte sobre el clima y sobre el medio ambiente urbano en cuanto verdadero vehículo de emisiones cero", añaden los grupos ecologistas.

Sin embargo, para que se extienda el uso de la bicicleta en las ciudades españolas es necesario pacificar el tráfico, implantar carriles bici en detrimento de los espacios reservados al coche y facilitar el desplazamiento combinado utilizando la bicicleta y el transporte público.

Para ello, las organizaciones piden desde hace años que el Gobierno ponga en marcha una Ley de Movilidad Sostenible que, entre otras medidas, obligue a todos los ayuntamientos de más de 50.000 habitantes a poner en marcha planes de movilidad urbana que fomenten e incentiven el transporte público y otros sistemas de transporte, de bajo o nulo impacto, como los desplazamientos en bicicleta o a pie.