Contador se exhibe en Arrate en un día con sabor a Tour

  • Eibar (Guipúzcoa), 8 abr (EFE).- El ciclista más cotizado del momento del pelotón mundial, Alberto Contador (Astana), se ha exhibido hoy en la subida a Arrate, donde terminaba una etapa, la cuarta de la Vuelta al País Vasco, con auténtico sabor a Tour.

Eibar (Guipúzcoa), 8 abr (EFE).- El ciclista más cotizado del momento del pelotón mundial, Alberto Contador (Astana), se ha exhibido hoy en la subida a Arrate, donde terminaba una etapa, la cuarta de la Vuelta al País Vasco, con auténtico sabor a Tour.

La jornada fue espléndida desde todo punto. Del meteorológico, porque la lluvia, que amenazó durante todo el día, perdonó a los corredores; del deportivo, con buena parte de lo mejor del pelotón internacional exprimiéndose al máximo camino de un lugar legendario; y en lo extradeportivo, ya que fue un gentío el que se agolpó en la cunetas de la ascensión a Ixua, la decisiva del día.

El líder de Astana ha vuelto a responder como suele al estupendo trabajo de su equipo y se ha hecho con un triunfo de prestigio ante algunos de los corredores que seguro serán rivales dentro de unos meses en Francia.

Entre ellos, el más destacado Cadel Evans (Silence-Lotto), que ha estado en todo momento en carrera e incluso ha amenazado con cazar al de Pinto en los últimos kms., cuando ha sido capaz de dejar la compañía Samuel Sánchez (Euskaltel), también espléndido, y un Toni Colom (Katiusha) pletórico que abrió las hostilidades en el momento de la verdad.

Al final, ambos volvieron a cazar al australiano, quien, no obstante, les precedió en la llegada de tres que cedió 9 segundos sobre el ganador y nuevo líder.

Mención especial merecen también Damiano Cunego y ambicioso y siempre en lugar de privilegio, Robert Gesink, algo más tapado, y el anterior líder, Luis León Sánchez, que, aunque se ha quedo pronto, ha acabado entre los mejores.

De todos modos, las desventajas de todos ellos con respecto a los cuatro primeros, entre 20 y 35 segundos, les restan a los tres opciones de cara a la crono final de Zalla de 24 kms., donde se decidirá la prueba.

El irundarra Juanma Garate ya avisó con la primera pedalada que la jornada iba a ser movida y con numerosos intentos de escapada, si bien no fue hasta cerca del km.60 cuando se consolidó una con siete corredores, Cuesta (Cervelo), Botcharov (Katusha), Nocentini (AG2R), Arashiro y Tschoop (Bouygues), Gerdemann (Milram) y Megías (Fuji).

La fuga cogió vuelo y el logró hasta 3:30 de ventaja sobre el pelotón, que, no obstante, no pareció demasiado amenazado incluso ni porque Botcharov estuviese a solo 42 segundos del líder en la general.

Por detrás, el que controló el gran grupo es el Astana, avanzando así las intenciones de un Contador que no quería dejarlo todo para la crono del último día.

A pie de la primera subida a Ixua la ventaja de los escapados era de unos 2 minutos y en la ascensión se quedaron por delante Tschoop y Nocentini, que coronan en cabeza. Por detrás solo aguantaron Gerdemann y Botcharov, que rápidamente fueron absorbidos por el grupo principal.

Como más tarde sus dos compañeros de fuga, que cedieron finalmente a 10,5 kms. de meta, ya con el Euskaltel ayudando al Astana y dejando claro que Samuel Sánchez también estaba por la labor. Hasta el Katusha se animó a tirar antes de llegar a la última subida, avisando que Toni Colom llegaba con ambiciones.

Las dejó pronto claras el balear, que aprovechó lo que pareció una indecisión de Contador tras el enorme trabajo que le hizo Chris Horner y abrió la espita. Respondió el líder de Astana y ya todo fue espectáculo, en carrera y fuera de ella, hasta la línea de meta.