Menchov asesta un golpe doble al Giro, gana la contrarreloj y se viste de rosa

  • Madrid, 21 may (EFE).- El ruso Denis Menchov presentó su candidatura al Giro de Italia al vestirse con la "maglia" rosa, tras imponerse con autoridad en la duodécima etapa, una contrarreloj de 60,6 kilómetros disputada entre Sestri Levante y Riomaggiore, en la que desbancó al favorito, el estadounidense Levi Leipheimer, mientras que el español Carlos Sastre, duodécimo, cedió 2.18.

Madrid, 21 may (EFE).- El ruso Denis Menchov presentó su candidatura al Giro de Italia al vestirse con la "maglia" rosa, tras imponerse con autoridad en la duodécima etapa, una contrarreloj de 60,6 kilómetros disputada entre Sestri Levante y Riomaggiore, en la que desbancó al favorito, el estadounidense Levi Leipheimer, mientras que el español Carlos Sastre, duodécimo, cedió 2.18.

Menchov, que rodó a una media de 38,4 kms/hora en un recorrido con dos puertos, muy escarpado, alternando subidas y bajadas, no dio opción desde la primera pedalada y marcó los mejores tiempos en los pasos intermedios. Mantuvo el ritmo hasta la pancarta de llegada, donde celebró su segunda etapa en la presente edición, después de la que firmó en la quinta jornada en Alpe di Siusi.

El ciclista nacido en Orel hace 31 años y afincado en Navarra tras su formación ciclista en el antiguo Banesto, empezó bien y terminó mejor. Destacó en los altos del Bracco y del Termine (kms 18 y 44), mantuvo el golpe de pedal y relegó a toda la nómina de favoritos.

Precedieron a Menchov el estadounidense Leipheimer, a 20 segundos y el italiano Garzelli, a 1.03. El esloveno Brajkovic y Pellizotti se colaron en la cuarta y quinta plaza. El líder Danilo Di Luca se dejó en meta 1.54 y el maillot rosa.

El resto de nombres de la alta jerarquía hubo que buscarlos a partir de la décima plaza. Ivan Basso, undécimo a 2.17, se clasificó delante de Carlos Sastre, a 2.18 y del estadounidense Lance Armstrong, a 2.26, tiempo significativo para seguir manteniendo la etiqueta de favoritos. David Arroyo (Caisse D'Epargne) se vino abajo con un retraso de 4.40.

Un golpe serio de Menchov, doble vencedor de la Vuelta (2005 y 2007), que si bien no sentenció la carrera, aportó datos de su gran momento de forma. Pero el jefe de filas del Rabobank no tiene ganada la carrera, ni mucho menos, pues quedan etapas de montaña para recuperar tiempo y Di Luca acabó contento la cronometrada. "Estoy contento y espero recuperar la maglia rosa lo antes posible", dijo.

El Giro parece "cosa" de tres corredores, los actuales inquilinos del podio. Menchov ve el futuro con una renta de 34 segundos sobre Di Luca y 40 respecto a Leipheimer. Los siguientes nombres se expresan en tiempo holgado: Pellizotti es cuarto a 2 minutos, Carlos Sastre pasó al quinto puesto a 2.52, Ivan Basso aparece séptimo a 3.00 y David Arroyo se mantuvo décimo, pero ya a 5.55.

La jornada respondió a las expectativas de que sería el primer examen seria para perfilar la general. Y el sobresaliente fue para Menchov, vencedor esta temporada de la Vuelta a Murcia, que avisó desde el primer punto de control. Pasó por la cima del Bracco (km 18) en 32.36, después de un duro ascenso. Le siguió el italiano Bosisio y Leipheimer a 17 y 18 segundos, y Di Luca a 43. Sastre perdía 1 minuto.

En el Paso del Termine (km 44), y después de otra dura subida, Menchov mantuvo el tipo con medio minuto sobre Leipheimer y 1.46 respecto a Di Luca. Sastre fue a menos y ya perdía en ese punto 2 minutos. Hasta el final, el corredor ruso solo tuvo que mantener a raya al italiano para arrebatarle el liderato.

El Giro cobra emoción en la zona podio. Restan interesantes jornadas de montaña, se disminuyen los candidatos, pero la carrera no ha cerrado la caja de las sorpresa. De momento manda el zar Menchov, el sucesor de su compatriota Pavel Tonkov en la maglia rosa.

Mañana, se disputa la decimotercera etapa entre Lido di Camaiore y Florencia, de 176 kilómetros.