Pinotti saca partido a su valentía y a la falta de pelea entre los favoritos

  • Zalla (Vizcaya, España), 10 abr (EFE).- El italiano Marco Pinotti (Team Columbia-High Road) sacó partido a su valentía en los últimos kilómetros y, sobre todo, a la falta de batalla entre los grandes favoritos para hacerse con la victoria, en solitario, en la quinta etapa de la 49 Vuelta al País Vasco, Güeñes-Zalla (169 kms.).

Pinotti saca partido a su valentía y a la falta de pelea entre los favoritos

Pinotti saca partido a su valentía y a la falta de pelea entre los favoritos

Zalla (Vizcaya, España), 10 abr (EFE).- El italiano Marco Pinotti (Team Columbia-High Road) sacó partido a su valentía en los últimos kilómetros y, sobre todo, a la falta de batalla entre los grandes favoritos para hacerse con la victoria, en solitario, en la quinta etapa de la 49 Vuelta al País Vasco, Güeñes-Zalla (169 kms.).

El corredor transalpino, que ha dado la segunda victoria en esta ronda vasca a su equipo, tras la de ayer de Michael Albasini en Güeñes, saltó a unos 25 kilómetros de meta a por Vladimir Efimkim (AG2R) y Alessandro Vanotti (Liquigas), que estaban escapados, les atrapó, luego se quedó solo y acreditó finalmente su condición de gran contrarrelojista aguantando el tirón por detrás del gran grupo.

En ese pelotón estaban todos los candidatos a la victoria final, por lo que Alberto Contador (Astaná) mantiene el maillot amarillo de líder de cara a la decisiva crono de mañana.

Aunque la etapa ha sido dantesca por las condiciones meteorológicas, lluvia y frío, y por una escapada con hombres importantes que ha hecho trabajar mucho al Astaná, el final de la jornada ha sido un tanto decepcionante, ya que no ha aparecido ninguno de los hombres importantes de la carrera.

Incluso ni Samuel Sánchez (Euskaltel), al que se le esperaba por encontrarse prácticamente en su segunda casa y porque quizás necesitaba algunos segundos sobre sus rivales para encarar mañana la contrarreloj de Zalla, de 24 kms., con más opciones de las que tiene ahora, a ocho segundos de Contador e igualado a tiempo con Cadel Evans (Silence-Lotto) y Toni Colom (Katusha).

Quizás la razón de esa falta de pelea entre los mejores en la parte final de la etapa se encuentre en lo adverso de un día típico de esta carreta y en la importante escapada que se formó, con hombres de entidad de los equipos grandes rivales del líder.

Fue una fuga que se formó ya en el kilómetro 43, antes de ascender el puerto más relevante de la jornada, el alto de Ubal, de primera categoría, la segunda de las siete ascensiones de la etapa. En ella se colaron Joaquín Rodríguez (Caisse d'Epargne) y Egoi Martínez (Euskaltel) como principales amenazas para Contador y el Astaná.

Junto a ellos, corredores de nivel reconocido como David de la Fuente (Fuji-Servetto), David Moncoutie (Cofidis), Andy Schleck (Saxo Bank), Maxim Monfort (Team Columbia-High Road) y Christian Pfannberger (Katusha).

La escapada rondó siempre el minuto de ventaja y llegó a tener hasta 1:32, lo que dio el liderato virtual al 'Purito' Rodríguez durante un buen rato, pero el trabajo de Astaná dio sus frutos y la fuga fue neutralizada a 30 kilómetros de meta, cuando ya se habían sumado Andrea Noé (Liquigas) y Vladimir Efimkim (AG2R), que mantuvo el empeño.

A Efimkim Se le añadieron Alessandro Vanotti (Liquigas) y también Marco Pinotti (Team Columbia-HR), que fue el único que se quedó por delante y superó en solitario la última ascensión, la tercera al alto de Beci, de tercera, con una ventaja de 36 segundos sobre el pelotón.

El gran grupo, con Vicenzo Nibali (Liquigas) haciendo puente, perdía muchas unidades pero mantenía a todos los favoritos, ninguno de los cuales, sorprendentemente, dio batalla. Probablemente por ello, Pinotti mantuvo parte de su ventaja en la llegada.

Por detrás, Nibali fue engullido en la recta de meta y el británico Ben Swift (Katusha) demostró un día más que es el más rápido entre todos los corredores que se han dado cita en esta edición de la Vuelta al País Vasco.