(Previa) Samuel Sánchez y Valverde, que defiende corona, bazas españolas en los muros de pavés de Lieja

Rebellin, Cunego, Ivanov o el local Gilbert, también en las apuestas para la 'Decana'

LIEJA (BÉLGICA), 25 (EUROPA PRESS)

Samuel Sánchez (Euskaltel) y Alejandro Valverde (Caisse d'Epargne), que buscará defender con su tercera corona el triunfo de 2008, serán las grandes apuestas españolas en la Lieja-Bastoña-Lieja, la Decana de las 'clásicas', que se disputa mañana marcada un año más por sus duros tramos sobre pavés y sus doce cotas, incluyendo la ascensión final en el último kilómetro a Ans.

Así, el asturiano espera sumar su primer triunfo en una 'clásica' de postín para engalanar un palmarés que cuenta con el título olímpico en ruta como mejor trofeo y al que este año, de momento, tan sólo ha sumado la 'clásica de Primavera'. En Lieja, le puede llegar su momento a un 'Samu' que ya merodeó el triunfo en otros colosos de primavera, especialmente, el pasado miércoles al terminar cuarto la Flecha Valona.

Menos fino de forma que el de Euskaltel Euskadi, pero avalado por su experiencia en esta prueba de la que es doble ganador (2006 y 2008), Alejandro Valverde pretende repetir el triunfo del año pasado, cuando el murciano batió codo con codo en el sprint final al italiano Davide Rebellin (Diquigiovanni) culminando una fuga junto a Andy Schleck (Saxo Bank).

Precisamente, el veterano transalpino, que ya sabe lo que es ganar (2007) en la última de las 'grandes clásicas' y se quedó con la miel en los labios el año pasado, segundo, será la rueda a vigilar en el cuarto de los cinco 'monumentos', más si cabe, después de alzarse hace tres días con la Flecha Valona, además de dos triunfos más en Andalucía.

Junto a la pareja española y el italiano, otros dorsales llamados a hacer vibrar a los aficionados que atestarán las angostas carreteras flamencas serán el italiano Damiano Cunego (Lampre), el ruso Serguei Ivanov (Katusha) y el australiano Cadel Evans, que volverá a formar el 'tridente' del Silence-Lotto junto al holandés Thomas Dekker y el local Phillip Gilbert, cuarto en la 'Amstel Gold Race'.

Éste último encabeza las opciones de triunfo del emergente ciclismo belga en este tipo de carreras de un día, con enorme tradición y calado en una afición que no ve levantar los brazos a uno de sus compatriotas desde que lo hiciera el controvertido Franck Vandenbroucke en 1999.

Para romper esta 'maldición', los 'clasicómanos' dispondrán de 261 kilómetros de recorrido, que partirán de Lieja para poner rumbo al sur hasta llegar a Bastoña, desde donde la 'serpiente' multicolor' girará de nuevo para subir hacia el norte belga en pos de la llegada a Ans.

DOCE COTAS PARA ALCANZAR LA GLORIA BELGA.

De por medio, doce 'tachuelas' que castigarán las piernas de los ciclistas, incluyendo el final en alto de los dos últimos kilómetros. Ninguna de ellas es demasiado larga, la más prolongada es el Rosier con 4 kilómetros al 5,9 por ciento (kilómetro 196), pero algunas sí son especialmente empinadas como la Redoute, de 2,1 kilómetros al 8,4 por ciento a 35 kilómetros para meta, y especialmente 'Roche aux Faucons' con un 1.500 metros al 9,9 por ciento de desnivel medio.

Sin tantos focos centrados sobre ellos, aparece una segunda terna de aspirantes que perfectamente puede subir a lo más alto del podio. Es el caso de los suizos Rubens Bertogliati (Diquigiovanni) y Mickael Albasini (Columbia-High Road), los compañeros de equipo de éste último Kim Kirchen y Maxime Monfort, el holandés Karsten Kroon y el luxemburgués Andy Schleck (Saxo Bank) o el francés Davide Moncoutie (Cofidis).

En idéntica situación, tomarán la salida el cántabro Óscar Freire (Rabobank) que, aún renqueante de su doble fractura en las costillas, podría ayudar al tulipán Robert Gesink; Carlos Sastre (Cervélo), que, como Ivan Basso (Liquigas), tomará la salida pensando en el Giro de Italia, y los 'caisse d'epargne' Óscar Pereiro y Joaquím Rodríguez, que pueden ver sacrificadas sus opciones en beneficio de Valverde.