Sastre ante los exámenes finales del Blockhaus y el Vesubio

  • Redacción deportes, 26 may (EFE).- Carlos Sastre afronta "con paciencia y confiado" su asalto al maillot rosa del Giro a partir de este miércoles con la etapa del Blockhaus, una jornada reducida de 78 kilómetros con 18 de ellos en el ascenso final a una cima donde el líder Denis Menchov y el italiano Danilo Di Luca se jugarán con el español las primeras plazas en otro duelo de altura.

Redacción deportes, 26 may (EFE).- Carlos Sastre afronta "con paciencia y confiado" su asalto al maillot rosa del Giro a partir de este miércoles con la etapa del Blockhaus, una jornada reducida de 78 kilómetros con 18 de ellos en el ascenso final a una cima donde el líder Denis Menchov y el italiano Danilo Di Luca se jugarán con el español las primeras plazas en otro duelo de altura.

Será la primera de las dos jornadas decisivas que restan con final en alto hasta la llegada del domingo a Roma. La segunda será la del viernes en el Vesubio. Ambas citas serán las últimas cartas a jugar por Sastre, el mejor en Monte Petrano, el único que logró romper la carrera a pesar de que al final su ventaja no fue excesiva.

Sastre, a sus 34 años, tira de paciencia, fiel a su carácter partidario de no hacer ruido. Se encuentra a 2.19 de Menchov en la general y con la ilusión intacta en su sueño de dormir el domingo vestido de rosa, sabe que le quedan dos cartuchos.

"Tenemos dos etapas de montaña con final en alto. Una de ellas relativamente corta, de 80 kilómetros, mañana con final en Blockhaus, y el viernes la otra con final en el Vesubio. Ésta es una etapa un poco más larga y un puerto un poco más exigente que el de mañana. Por lo tanto, son dos opciones, dos oportunidades que mantienen intacta mi motivación y mi ilusión por seguir intentándolo hasta el último día en Roma", explicó Sastre, "Míster top ten".

Con más confianza en sí mismo desde que asumió la jefatura del equipo CSC la temporada pasada y su espaldarazo posterior en el Tour, con exhibición en Alpe D'Huez incluida, Sastre aprobó en Monte Petrano, después de un ataque que recordó a aquel del mítico puerto francés. El abulense sabe guardar las fuerzas "para los momentos clave", por lo que se esperan otros dos latigazos en el Blockhaus y Vesubio.

Denis Menchov, incluso más frío y calculador que el propio Sastre, ha hecho lo más difícil y ha demostrado frialdad y fuerza para responder a los ataques más peligrosos. Con dos Vueltas a España en su palmarés (2205 y 2007), el ruso afincado en Navarra se ha hecho acreedor a la condición de favorito.

Además cuenta con el factor experiencia, con 2 puestos entre los cinco primeros del Tour y uno en el Giro, ya que el año pasado fue quinto. Menchov contará también con la contrarreloj de 15 kilómetros el último día en Roma.

De los favoritos iniciales se mantiene Danilo Di Luca, si bien el italiano ha perdido energías a medida que ha avanzado la carrera. En Monte Petrano perdió el pulso con Menchov. Se encuentra a 39 segundos del líder.

El estadounidense Levi Leipheimer, en principio entre los principales candidatos, se dejó las opciones en la etapa reina del lunes. De descolgó en la etapa y en la general, donde figura sexto a 3.21. Hasta el momento la decepción del Giro.

Ivan Basso quiso pero no pudo en las etapas del domingo y lunes. Nadie le podrá discutir su ambición, pero no es el corredor que ganó el Giro en 2006.

El Blockhaus y el Vesubio, con sus 13 kilómetros al 7,4 por ciento de pendiente media, despejarán la incógnita. La emoción está asegurada entre los actuales inquilinos del podio: Menchov, Di Luca y Sastre.