3-2. Higuaín rescata al Real Madrid en un ataque de locura

  • Madrid, 21 abr (EFE).- Un gol sobre la hora de Gonzalo Higuaín condujo a la remontada a un Real Madrid que enloqueció al ver perdida la Liga y remontó cuando se conducía al vacío sin fútbol pero con pegada, ante un Getafe que mereció mejor premio, contagiado finalmente de la histeria del Santiago Bernabéu.

3-2. Higuaín rescata al Real Madrid en un ataque de locura

3-2. Higuaín rescata al Real Madrid en un ataque de locura

Madrid, 21 abr (EFE).- Un gol sobre la hora de Gonzalo Higuaín condujo a la remontada a un Real Madrid que enloqueció al ver perdida la Liga y remontó cuando se conducía al vacío sin fútbol pero con pegada, ante un Getafe que mereció mejor premio, contagiado finalmente de la histeria del Santiago Bernabéu.

El Real Madrid vio de cerca el abismo. Se asomó al precipicio empujado por un Getafe que hizo honor a su histórica fama de 'mata gigantes', que un año más ofreció su mejor versión en el Santiago Bernabéu, donde sacó a relucir las enormes carencias del conjunto madridista.

Un duelo de altas revoluciones. Fútbol en pura esencia que sobrepasó a los protagonistas, con gestos inexplicables como las agresiones de Pepe y Javi García o el penalti "a lo Panenka" lanzado por Casquero, a las manos de Iker Casillas, a segundos del final antecediendo otro gol para la historia de Gonzalo Higuaín.

'Lass' Diarra se ha vuelto pieza fundamental en el Real Madrid. Pocas veces un futbolista fichado en el mercado invernal ha alcanzado tan altas cotas de protagonismo. El francés tapa y construye con velocidad. Sin él, el Real Madrid camina sin rumbo, perdido en un esquema erróneo de Juande Ramos.

Pensó el técnico blanco en repartir esfuerzos pese a las bajas de 'Lass' y Sneijder. Concedió descanso a un futbolista de cristal como Robben. Dejó sin juego en las bandas a su equipo y cuando todos se disponían a disfrutar sin el egoísmo del holandés, desapareció el balón entre la incapacidad de Fernando Gago y la falta de inspiración de Guti.

La disputa de varios encuentros en una semana sienta mal a una plantilla corta de calidad como la del Real Madrid. Víctor Muñoz, que guarda entre sus grandes recuerdos la conquista de la Copa del Rey con el Real Zaragoza ante el conjunto blanco, lo tuvo fácil. Bastaba con tapar a los medio centros para que su rival se retratase en balones largos a Higuaín, Raúl y Huntelaar.

A esto, le sumó el Getafe su habitual descaro en un estadio grande. Puede presumir de haber frenado al imparable Barcelona en el Camp Nou o de haber ganado en un estadio caliente como el del Sevilla. Impuso su toque para demostrar al Real Madrid desde el primer minuto que le esperaba una buena dosis de sufrimiento.

Dos 'cachorros' madridistas: Roberto Soldado y el 'pirata' Granero instalaron el pánico en el que debería ser su estadio si corriesen tiempos mejores para la fabrica blanca. Primero perdonó Soldado, rematando alto un centro de Manu a los tres minutos.

Nada pudo hacer, seis minutos después, la estirada de Iker ante la especialidad de Soldado, un cabezazo a centro de Granero, que castigó la indolencia local en un momento decisivo en la lucha por el título.

La impotencia definía el juego del Real Madrid. El enfado aumentaba en la grada ante la falta de criterio de un equipo que se desinflaba sin 'Lass'. Un centro en un gesto de calidad de Van der Vaart, con el exterior del pie izquierdo, que remató Huntelaar chocando con Stojkovic, fue la única noticia en ataque.

Estático. Sin movimientos ni desmarques, el Real Madrid estuvo en manos de un Getafe que desaprovechó su momento. Soldado chutó al lateral de la red (min.22) y la movilidad de Manu no encontró premio. El único aplauso de la grada retrató a los que estaban dentro del campo. Fue para Arjen Robben cuando saltó a calentar.

Pero el fútbol no entiende de justicia y en la última jugada del descuento de la primera mitad. Cuando el aficionado se preparaba para su silbido de mayor fuerza, un cabezazo de Gago provocó la duda en el repliegue de la zaga visitante y el más listo de la clase, Higuaín, recogió el balón muerto y escorado marcó a puerta vacía.

Ante la falta de fútbol, tocaba arrebato y Juande Ramos, que veía todo perdido, apostó por la velocidad. La entrada de Robben encendió a la grada que veía la resurrección de su equipo con una doble ocasión de Ramos y Huntelaar.

Los nervios se apoderaban del Getafe ante el despertar blanco, pero tenía calidad para sorprender al contraataque a un equipo volcado. Un mal control de Soldado, sólo, tras pase de Albín avisaba de lo que estaba por llegar.

La pasión se apoderó del partido y hasta Juande Ramos realizó acciones que sólo él comprendió. Dio entrada a dos habituales descartes -Javi García y Royston Drenthe- por Cannavaro y Robben. Gago de central y la enésima lesión muscular de Robben en una semana en la que se decide el título de Liga.

No llevaba un minuto en el campo cuando pasado de revoluciones Drenthe veía una amarilla. Entre errores aparecía la figura de Guti. Primero con un pase entre líneas a Huntelaar, que perdonaba en el mano a mano con Stojkovic. Igual de desacertado estuvo Soldado. Con todo a su favor, remató alto un centro desde el costado derecho.

El balón iba de un área a otra sin pasar por el centro del campo. La emoción se apoderaba de todos según el Real Madrid iba encerrando al Getafe y perdonando ocasiones. Huntelaar e Higuaín no acertaban en dos acciones claras. La defensa visitante sacaba bajo palos un remate de Ramos tras un córner.

El público daba aliento a un Real Madrid volcado, lleno de huecos en defensa, y el silencio se apoderó del coliseo blanco unos segundos, cuando una asistencia de Gavilán a Albín, el verdugo de la primera vuelta, lo envió a la red el uruguayo. La Liga estaba perdida.

Restaban siete minutos para el final y sólo la épica podía salvar al Real Madrid. Guti metió de nuevo a su equipo en el partido, con un disparo a la escuadra de una falta rigurosa. Superado por los acontecimientos, en otra contra del Getafe, Pepe perdió los papeles. Cometió un claro penalti sobre Casquero a quien además agredió cuando estaba tendido en el suelo.

Dos minutos para el final y en las botas de Casquero estaba el punto y final del campeonato además de la salvación de su equipo. La parada de Iker fue el último impulso para un Real Madrid al que, de nuevo, salvó la varita mágica de Higuaín. Sobre la hora, soltó un latigazo de rabia directo a la red.

Remontada épica de un Real Madrid que se mantiene con vida en la lucha por el título, pasa la presión al líder, el Barcelona, a falta de seis finales. También lo serán para un Getafe que complica su existencia en Primera división con un castigo excesivo.

- Ficha técnica:

3 - Real Madrid: Iker Casillas; Sergio Ramos, Pepe, Cannavaro (Javi García, m.60), Marcelo; Gago, Guti, Van der Vaart (Robben, m.46 (Drenthe m.63)); Higuaín, Raúl y Huntelaar.

2 - Getafe: Stojkovic; Cortes, Mario (Belenguer, m.46), Cata, Rafa; Granero, Polanski, Casquero, Gavilán; Manu Del Moral (Albín, m.58) y Soldado (Uche, m.77).

Goles: 0-1, m.9: Soldado. 1-1, m.45: Higuaín. 1-2, m.83: Albín. 2-2, m.86: Guti. 3-2, m.90: Higuaín.

Arbitro: Delgado Ferreiro (Comité Vasco). Mostró cartulinas amarillas a Gago (28), Van der Vaart (42), Pepe (57), Drenthe (64), Higuaín (82) y Marcelo (89) por el Real Madrid, y a Granero (47), Rafa (70), Stojkovic (82) y Cata (89) por el Getafe. Expulsó por roja directa a Pepe en el minuto 87 por agredir a Casquero tras cometer un penalti.

Incidencias: encuentro correspondiente a la 32º jornada de Primera división, disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante la presencia de 70.000 espectadores.