Desarticulan un grupo dedicado al tráfico de sustancias dopantes desde Barcelona y Valls (Tarragona)

BARCELONA, 20 (EUROPA PRESS) Los Mossos d'Esquadra han desarticulado un grupo dedicado al tráfico de sustancias dopantes, que distribuía entre competidores y aficionados al culturismo desde Barcelona y Valls (Tarragona). Según informó hoy la policía catalana, en la operación detuvieron a ocho personas, imputaron a otras cinco e intervinieron 11.000 dosis de medicamentos de administración oral e inyectable de origen español, griego, rumano, paquistaní y turco, entre otros, muchos de ellos ilegales en España o falsificados. El grupo distribuía los dopantes desde un club de culturismo de Barcelona, y desde Valls, a varios monitores de centros deportivos, entre fuertes medidas de seguridad, que luego éstos vendían a aficionados y culturistas. La operación empezó el 24 de febrero, cuando un miembro de la organización fue a entregar 1.000 dosis a un cliente, y concluyó esta semana, por lo que el juez que instruye el caso levantó el miércoles el secreto de sumario. La policía registró cinco domicilios, dos tiendas de nutrición deportiva, un gimnasio y dos trasteros en Barcelona, L'Hospitalet de Llobregat, Dosrius (Barcelona) y Valls. OCHO DETENIDOS Entre los detenidos está Raúl A.G., de 29 años y vecino de Dosrius --considerado el jefe de la organización y que ya ha ingresado en prisión--, que regenta un gimnasio en Sant Adrià de Besòs (Barcelona), y ya fue detenido por el mismo delito en julio. Otro detenido, Emilio D.A., de 28 años y vecino de Barcelona, también ingresó en prisión tras comparecer ante el juez por ser el encargado de la distribución, que utilizaba su casa como almacén. El resto de detenidos, que colaboraban en la distribución, entre los que hay culturistas y ex culturistas, entrenadores personales, encargados de tiendas de nutrición deportiva y encargados de gimnasios, quedaron en libertad con cargos. Entre los cinco imputados hay tres entrenadores personales y culturistas, así como dos clientes de la organización. Según los Mossos, la investigación confirma que los traficantes de estas sustancias tienen tendencia a reincidir tras ser detenidos, aunque lo hacen incrementando las medidas de seguridad para evitar ser descubiertos. Además, la policía recuerda que muchos de estos medicamentos, que se compran en el mercado negro, están elaborados sin garantía sanitaria, no están autorizados por el Ministerio de Sanidad y pueden comportar graves riesgos para la salud.