El anuncio de Zapatero de ayudas a la compra coches obliga al PSOE a apoyar al PP en Castilla y León

VALLADOLID, 12 (EUROPA PRESS)

El anuncio del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en el Debate sobre el Estado de la Nación de crear una líneas de ayudas directas a la adquisición de vehículos obligó al Grupo Parlamentario Socialista en las Cortes de Castilla y León a apoyar una proposición no de ley del PP a pesar de que, durante su debate, el procurador del PSOE Jorge Félix Alonso anunciara su posición en contra de una de las resoluciones de los 'populares'.

Las ayudas directas a la adquisición de vehículos centró la segunda jornada del Pleno de las Cortes regionales, ya que tanto PP como PSOE presentaron sendas proposiciones.

Así, durante el debate, Alonso anunció la intención de su grupo de votar por separado la propuesta de los 'populares' al posicionarse en contra del primer punto de la misma a través del que se establecía la necesidad de que el Gobierno creara "de forma inmediata" un plan nacional de ayudas directas a la adquisición de vehículos y que coordinara los planes de ayudas autonómicos.

Se da la circunstancia de que tras el debate de esa proposición en las Cortes de Castilla y León, Rodríguez Zapatero anunció en el Congreso un programa de ayudas directas para la compra de automóviles de 2.000 euros por vehículo, cofinanciado por el Ejecutivo central (500 euros), las comunidades autónomas (500 euros) y los fabricantes de coches (1.000 euros), lo que hizo que, finalmente, el PSOE tuviese que respaldar la propuesta 'popular', a pesar de que defendiera en el hemiciclo la necesidad de que la Junta financiara la compra de vehículos de menos de 140 gramos de CO2 por kilómetro para apoyar, de este modo, los fabricados en la Comunidad.

Jorge Félix Alonso aclaró tras la celebración del Pleno que el objetivo del Grupo Parlamentario Socialista en el Pleno fue, en todo caso, comprometer a la Junta de Castilla y León, ya que, como recordó, el PSCyL apoyó una proposición no de ley presentada por el PP en febrero para instar al Gobierno central a la puesta en marcha de ayudas para el sector.

El procurador socialista aseguró que su Grupo no conocía el anuncio que Rodríguez Zapatero iba a realizar en el Debate sobre el Estado de la Nación, aunque reconoció que intuía que "iba a ser así".

Desde su punto de vista el Gobierno ha hecho algo "importante" y consideró que la creación de esta nueva línea de ayudas tiene que ver con los cambios en los ministerios porque, como señaló Alonso, "lo importante no son las personas sino las políticas".

Por su parte, el portavoz del Grupo Parlamentario Popular, Carlos Fernández Carriedo, que también compareció ante los medios tras el Pleno, recordó que el compromiso de Zapatero refleja los argumentos que planteaba el PP y avala, de este modo, la carencia de sentido de la propuesta del PSOE de crear un plan al margen.

COMPROMISO EN FUNCIÓN DE ZAPATERO

Fernández Carriedo reiteró el anuncio del PSOE de votar contra la iniciativa del PP y recordó que para los socialistas "lo que era bueno para Castilla y León a las 11.30 horas era malo a las 12.15, cuando Rodríguez Zapatero anunció el plan". "El compromiso del PSOE con Castilla y León depende de lo que Zapatero hace o deja de hacer", aseveró.

"El PSOE no sabía lo que iba a decir Zapatero sino no se entiende que se oponga antes y no después", destacó Fernández Carriedo.

Por su parte, el procurador 'popular' y portavoz de la Comisión de Economía y Empleo de las Cortes, Raúl de la Hoz, destacó que el argumento de las emisiones de CO2 del PSOE era una "excusa" para no votar la proposición del PP, aunque destacó que el único objetivo de los socialistas es "no quedar mal" con el Gobierno y sólo piensan en el interés de su partido.

De la Hoz destacó además que PP y PSOE han mantenido diversas reuniones en los últimos días para plantear en el Pleno una propuesta conjunta en este sentido y "esta misma mañana" Alonso le informó de que no iba a apoyar a los 'populares' por no incluir el nivel de emisiones.

De la Hoz fue el encargado de defender la proposición no de ley que finalmente se aprobó en el pleno de las Cortes y, durante el debate y antes de conocer la nueva línea aprobada por Zapatero, garantizó que la Junta pondría en marcha una línea de ayudas directas a la adquisición de vehículos con o sin el respaldo del Gobierno, al que exigió que "lidere" la creación de esta medida y ejerza su labor de coordinación con las comunidades para evitar un "caos" autonómico.

Por último, las Cortes también aprobaron por unanimidad impulsar la implantación de un proyecto piloto para el ensayo de las infraestructuras necesarias para la recarga de vehículos eléctricos de acuerdo con los proyectos de industrialización de este tipo de vehículo y solicitar al Gobierno la consideración de este proyecto dentro de las líneas que a tal efecto prevé el Ministerio de Industria a través de IDAE.