Elecciones con guión de culebrón


Y eso que tras su paso nocturno por Onda Cero, Onieva consiguió por la mañana los titulares periodísticos que se le habían negado en los medios digitales durante el día de su presentación. Lástima que tampoco eran para hablar de su proyecto, si no del acuerdo que él conocía y que comprometía al Real Madrid y a Cristiano Ronaldo para la próxima temporada.   Ochenta millones de precio y treinta millones de indemnización en el caso de que alguna de las partes no cumpliese con su palabra.

Por la mañana, el Real Madrid saltó a la palestra y publicó en su página web un comunicado para “desmentir categóricamente” la existencia de cualquier acuerdo y, por añadidura, cualquier cláusula, penalización… “no existe ningún preacuerdo para este efecto ni con el jugador, ni con su agente, ni con el Manchester United”.

Vamos, que la semana que comenzó como la de los sueños,  con una lista de fichajes increíble (imposible por la cantidad), acaba como la gran semana del NO… pero con matices.

Porque al tajante “No” de Wenger en la prensa inglesa le siguió un tajante “No” de Kaká en la web del Milan. Y más tarde el aparente “No” de Mourinho. Aparente porque, una vez analizada la abrumadora cifra del 99,9%, estaba realmente diciendo un “No” con la boca pequeña y dejando una puerta abierta  al Madrid. El 0,1% restante era más que suficiente para Florentino, y su frase de lo afortunado que sería quien entrenase al Real Madrid la próxima temporada…

Y el estilo de Mourinho del jueves se convirtió en norma el viernes (qué listo es el portugués) y Wenger y Kaká cambiaron su táctica, aunque sólo sea en cuestiones de matiz.

El técnico inglés dijo ayer en rueda de prensa que “Mi contrato con este club sigue vigente, y si eso cambia os avisaré, no os preocupéis”. Pero no negó que mantenga contactos con el Madrid u otros equipos (“necesitaríamos un día entero para hablar de los contactos que tengo”), para añadir una frase poco optimista: “uno nunca es completamente feliz, desgraciadamente”. Vamos, que insiste en que no pero algo así como al 99,9%.

Algo parecido hizo Kaká. Otro desmentido: “Me es difícil imaginarme lejos de Milán”. Y a continuación, el 0,1% de Mourinho: “pero pueden ocurrir muchas cosas en el futuro”.

Hoy por hoy, quien más miedo tiene a un “No” de verdad es el Inter. Tanto que aunque Moratti insiste en que Mou no se va, lo cierto es que, según Tuttosport, el club ya ha empezado a echar el ojo a  Diego Simeone y Walter Zenga.