Rienda quiere ponerse los esquís el mes que viene o "a más tardar, en julio"

  • Gijón (Asturias), 7 may (EFE).- María José Rienda, la española con más triunfos en la Copa del Mundo de esquí alpino -seis-, que se recupera de una lesión en la rodilla izquierda, dijo a EFE que espera ponerse los esquís el mes que viene "o, a más tardar, en julio", con miras a preparar los que serán sus quintos Juegos Olímpicos, el año que viene, en Vancouver (Canadá).

Rienda quiere ponerse los esquís el mes que viene o "a más tardar, en julio"

Rienda quiere ponerse los esquís el mes que viene o "a más tardar, en julio"

Gijón (Asturias), 7 may (EFE).- María José Rienda, la española con más triunfos en la Copa del Mundo de esquí alpino -seis-, que se recupera de una lesión en la rodilla izquierda, dijo a EFE que espera ponerse los esquís el mes que viene "o, a más tardar, en julio", con miras a preparar los que serán sus quintos Juegos Olímpicos, el año que viene, en Vancouver (Canadá).

Rienda, que tras permanecer casi dos campañas 'en blanco',a causa de una tríada -rotura de ligamento lateral interno, el cruzado anterior y menisco- en la rodilla derecha, que se complicó con una condromalasia, regresó la pasada temporada en Soelden (Austria), donde acabó decimosexta tras firmar un sobresaliente séptimo puesto en la primera manga; pero en el segundo gigante del curso, en Aspen (EEUU), se rompió el cruzado anterior de la izquierda.

A pesar de tener que luchar contra este nuevo contratiempo a sus 33 años, los Juegos de Vancouver 2010 son el próximo objetivo deportivo de la esquiadora de Sierra Nevada, que explicó, en conversación telefónica con Efe desde Barcelona, donde acudió a una reunión con sus patrocinadores, que está "contenta", porque su recuperación "marcha bien".

"Aún hay que fortalecer más la pierna, pero los médicos están contentos y yo, por tanto, más aún. No puedo precisar una fecha concreta para volver a ponerme los esquís, porque sería una locura hacerlo antes de que la pierna no esté fuerte del todo. De mano, creo que podría ser en junio. Y si no, en julio", explicó Rienda.

Sí tiene bastante claro la granadina que estará en el portillón de salida en la prueba inaugural de la próxima edición de la Copa del Mundo, que se disputará, como es habitual, el último fin de semana de octubre, en el glaciar austriaco de Soelden.

"Eso es lo que esperamos: estar en la salida en Soelden. Pero no quiero forzar nada, porque en la primera lesión nos precipitamos y se resintieron los cartílagos. Es ahí donde aún radica el problema. Con los ligamentos no tengo problema alguno. El problema está en los cartílagos", dijo.

Rienda -olímpica en Lillehammer'94 (Noruega), Nagano'98 (Japón), Salt Lake City'02 (EEUU) y Turín'06 (Italia), además de seis veces mundialista-, que durante todos estos meses ha contado con la ayuda de su 'fisio', la suiza Karin Arnold, comenzará en breve a trabajar a las órdenes de su preparador físico, el vizcaíno Carlos Alvarez.

"Durante las últimas semanas me he dedicado a rehabilitar y a rehabilitar. A veces con sesiones de hasta cuatro o cinco horas, por la mañana. Otras, sólo dos. El volumen depende de cómo reaccione la rodilla. Si va bien, hacemos sesión de tarde, aunque últimamente 'libro' bastante por las tardes. Hacemos muchas horas de gimnasio; y de piscina, también", explicó a Efe la campeona andaluza.

"Ya hago 'sentadillas' con peso y, casi desde el principio, mucha bicicleta. Cada vez con más fuerza, con más carga. También hago muchos ejercicios de propiocepción, de equilibrio. Y dentro de una semana empezaré a patinar", comentó a Efe Rienda.

La crisis económica mundial no es ajena al mundo del esquí y Rossignol, la marca con la que esquian Rienda y, entre otras, la estadounidense Lindsey Vonn -ganadora de las dos últimas Copas del Mundo y doble campeona mundial en Val D'Isere (Francia), este año- anunció hace unos días que reducirá en un 50 por ciento los emolumentos de sus estrellas.

"Es una pena, porque el esquí es un mercado grande y Rossignol, al igual que otras muchas empresas, se ha visto afectada. A nadie le gusta que le bajen el sueldo, pero mi relación con Rossignol siempre ha sido buena y espero que siga siéndolo", indicó a Efe la granadina. "La crisis afecta a todas las empresas, que tienen que ajustar sus presupuestos. Luego cada cuál hará lo que haga. No sé qué hará Lindsey, no sé qué decisión tomará. Cada esquiadora es un mundo", añadió Rienda.