Osasuna certifica el descenso a Segunda División tras una campaña para olvidar


  • El cuadro rojillo fue goleado por el Barcelona en el Camp Nou (7-1), un resultado que junto a la victoria del Leganés frente a Las Palmas (3-0) certifica su descenso. 

  • Osasuna ha vivido una compaña muy complicada con problemas extradeportivos y tres entrenadores. Se despide de Primera como el equipo más goleado en 20 años. 

Oier, capitán de Osasuna, en el suelo tras un gol del Barcelona.

Oier, capitán de Osasuna, en el suelo tras un gol del Barcelona. AFP.

El Club Atlético Osasuna certificó su descenso a Segunda División tras caer derrotado ante el FC Barcelona (7-1) y después del triunfo del C.D. Leganés ante Las Palmas (3-0) cuando restan cuatro jornadas para el final del Campeonato Nacional de Liga.

El conjunto navarro, que logró el ascenso a Primera en junio de 2016, apenas ha podido aguantar una campaña en la máxima categoría del fútbol español después de un año marcado por las dificultades extradeportivas y los dos cambios de técnico.

Los rojillos comenzaron la temporada con Enrique Martín, un entrenador de la casa y el artífice del ascenso, pero la dirección deportiva decidió prescindir de sus servicios el 7 de noviembre cuando el equipo estaba a tres puntos de la salvación.

La solución de Osasuna fue contratar al experimentado Joaquín Caparrós, que no logró ganar un solo encuentro tras dos meses y obtuvo cero puntos en Liga. Entonces, y con toda la segunda vuelta por delante, el club navarro optó por situar a Petar Vasiljevic, director deportivo, como primer entrenador.

El equipo más goleado en 20 años

Osasuna, que ha ganado tres partidos en 34 jornadas, dependió en exceso de un Sergio León que ha sido su mejor jugador. El ex del Elche, autor de 10 dianas, fue el culpable de que los suyos retrasaran un descenso que era predecible desde hace unas semanas.

Pese a la reacción ante el Deportivo Alavés, con victoria fuera de casa (0-1) y el triunfo ante el Lega hace tres semanas (2-1), Osasuna no ha podido evitar un descenso que, además, le convierte en el primer equipo en las dos últimas décadas cuya cifra de goles encajados supera los 80.