A los argentinos de la Liga boliviana también les falta el aire en la altura

  • La Paz, 17 abr (EFE).- A los argentinos que actúan en la Liga boliviana también les falta el aire cuando disputan partidos en ciudades de altura pero, como el seleccionador de su país, Diego Armando Maradona, defienden el derecho de los futbolistas a jugar donde nacieron.

A los argentinos de la Liga boliviana también les falta el aire en la altura

A los argentinos de la Liga boliviana también les falta el aire en la altura

La Paz, 17 abr (EFE).- A los argentinos que actúan en la Liga boliviana también les falta el aire cuando disputan partidos en ciudades de altura pero, como el seleccionador de su país, Diego Armando Maradona, defienden el derecho de los futbolistas a jugar donde nacieron.

Esta es la opinión mayoritaria de cinco futbolistas argentinos que militan en de equipos bolivianos que reconocieron a Efe que la selección de Bolivia fue superior en el encuentro del pasado 1 de abril en el que goleó (6-1) a la de Argentina, en un compromiso de la eliminatoria mundialista sudamericana que se disputó en La Paz.

Dolor de cabeza, vómitos, falta de aire y mucho ahogo son algunos de los síntomas descritos por estos futbolistas cuando juegan en estadios como el 'Hernando Siles', de La Paz, a 3.600 metros de altitud; el 'Jesús Bermúdez', de Oruro, a 3.700 metros, o el 'Víctor Agustín Ugarte', de Potosí, a 4.000 metros.

"Creo que es una realidad y al que diga que no le afecta, nunca jugó al fútbol o nunca hizo un deporte en altura y es lógico que afecte", declaró a Efe Damián Grosso que defiende desde hace tres meses la portería de The Strongest y que asegura sentir aún los efectos de la altura en La Paz.

Grosso afirmó que en la altitud se siente en una falta continua del aire lo que afecta a los deportistas en que "no pueden elegir la mejor opción para jugar y que las cosas no salgan como tendrían que salir en condiciones normales".

"Afecta, no tanto tampoco, pero obviamente sí que hay una diferencia. No es lo mismo jugar en el llano que en la altura: te falta un poco el oxígeno y no te responden las piernas ni la cabeza", explicó uno de los máximos goleadores de la liga boliviana, Hernán Boyero, de Blooming de Santa Cruz.

Según Boyero, dependiendo de la ocasión, nota la altitud unas veces más que en otras cuando viaja a ciudades de altura.

"Yo he ido para allá a veces y ha habido partidos que no podía jugar que empecé con vómitos, vómitos y ni siquiera pude salir a la cancha", aseguró.

"Cuando llegamos la altura nos afectó mucho. Yo apenas llegué con otro compañero que estuvo muy mal, (pues) no podía respirar ni pudo dormir en toda la noche, estuvo con vómitos", dijo el defensor Federico García, de The Strongest, quien reconoció que pese aún le sigue costando jugar en la altura ya está "aclimatado".

Su compañero de equipo, el goleador Pablo Osvaldo Vázquez dijo que "cuando llegamos nos costó mucho, pero ahora ya estamos adaptados".

"Obviamente falta el aire, se juega con menos oxígeno y cuesta más recuperarse. Se corre bastante bien, pero te cuesta el doble recuperarte y sientes más cansancio", aseveró Marcelo Aguirre del Oriente, de la tropical ciudad de Santa Cruz de la Sierra, que, sin embargo, dijo no sentirse muy afectado cuando va a ciudades altas.

"Por suerte a mí no me afecta mucho la altura. Es más, me siento mejor porque me siento un poco más rápido, lo que me cuesta es la recuperación", apuntó.

En lo que todos los jugadores entrevistados coinciden es en que, independientemente de la altura, Bolivia "jugó muy bien" en el partido contra los dirigidos por Maradona el 1 de abril y que la selección bicampeona del mundo no exhibió el nivel que acostumbra.

"Los de Argentina estaban muy relajados y los de Bolivia hicieron un gran partido y jugaron con los dientes apretados", sentenció Vázquez, quien, sin embargo, alega que "nadie le puede decir nada a Maradona".

La goleada de Bolivia a Argentina en ese partido de las eliminatorias sudamericanas para el Mundial 2010 provocó críticas por parte de medios de comunicación argentinos y miembros de la plantilla de Maradona que atribuyeron la caída a la altitud de La Paz.

No obstante, los argentinos que actúan en la Liga boliviana respaldan mayoritariamente la opinión de Maradona, quien ha defendido el derecho de los futbolistas a jugar donde nacieron desde que participase en 2008 junto al presidente boliviano, Evo Morales, en una campaña de defensa de la altura de La Paz.

"Es una realidad que tienen todo el derecho a jugar en altura. Cada uno juega donde nació, donde más le conviene. Es verdad que sacan ventaja, pero están en todo su derecho. No hay que quejarse, son las reglas del juego", aseguró el portero Grosso, quien dijo que "no todos los futbolistas de Bolivia están acostumbrados a jugar en altura".