Huelva.- FIA-UGT valora que el cese de vertidos de Fertiberia producirá un "efecto dominó incontrolable" en la zona

HUELVA, 16 (EUROPA PRESS) El secretario general de la Federación de Industrias y Afines (FIA) de UGT-Huelva, Luciano Gómez, subrayó hoy que el cese de vertidos de fosfoyesos por parte de Fertiberia, ubicada en el Polo Químico de Huelva, producirá un "efecto dominó incontrolable" que afectará a "unos 6.000 trabajadores" de la zona, tras la petición de la Dirección General de Costas de eliminar los vertidos, por lo que el sindicato no descartó convocar "una gran movilización". En rueda de prensa, Luciano Gómez indicó que FIA-UGT insta a la Junta de Andalucía para que "mantenga su responsabilidad" y a la empresa a "pelear en los tribunales hasta agotar todas las posibilidades legales que permite el Estado de Derecho", ya que la resolución de la Dirección General de Costas en cuanto a la actividad industrial de Fertiberia es "traicionera", al mismo tiempo que destacó "su prepotencia y el abuso de poder". En este sentido, el secretario general señaló que, en estas circunstancias, UGT "apuesta por el diálogo para conseguir una ruta ordenada que permita afrontar un futuro consensuado", a lo que añadió que esta tarde mantendrán una reunión con el comité de empresa, sindicatos y PSOE para delimitar unas líneas de trabajo y, si es necesario, convocar una manifestación, que "no va contra nadie, sino a favor del empleo, del futuro y de las familias". Luciano Gómez lanzó un mensaje de "calma y tranquilidad" y anunció el acto institucional que tendrá lugar el próximo 19 de febrero, Día de la Industria, en el que se convocará un comité provincial extraordinario que contará con la participación de representantes de la Administración andaluza, con el objetivo de "analizar la situación y establecer las líneas de trabajo y de compromiso", y abogó por "la apuesta política para buscar soluciones expresas y concretas para ayudar a sobrellevar esta situación". Por último, reiteró que no entiende "esta presión de urgencia, cuando el plazo estaba establecido hasta 2012" para que Fertiberia deje de verter, ya que esta misma actuación con los fosfoyesos "se realiza en otros lugares de Europa, como Bruselas, Polonia, Italia y Francia". Del mismo modo, reafirmó su planteamiento de que "no existe ningún problema medioambiental, ni sanitario producido por las balsas de fosfoyesos".