Las escuderías quieren ver eliminadas las reglas impuestas para 2010

Mosley confía en que Ferrari continúe la próxima temporada

MADRID, 24 (EP/Reuters)

El órgano rector de la Fórmula Uno sugirió hoy que el tope presupuestario propuesto por la FIA sea aplazado para el 2011, mientras que las escuderías pidieron que las normativas para el próximo año sean eliminadas a cambio de una promesa de permanecer en la competencia.

Sin embargo, el presidente de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), Max Mosley, dijo en el Gran Premio de Mónaco que se podría acordar una cifra mayor para el próximo año para pasar al tope total en el 2011.

Por su parte, el jefe del equipo Ferrari, Stefano Domenicali, dijo después del Gran Premio de Montecarlo que la Asociación de Equipos de Fórmula Uno (FOTA) le había enviado una carta a la FIA en la que le pide garantías y le presenta sus propias propuestas.

"Lo que pedimos es volver a las reglas de este año, las del 2009", afirmó. "Y entonces ver juntos qué podemos hacer para realizar cambios para el próximo año", añadió.

Mosley sostuvo que uno o dos fabricantes podrían retirarse de la categoría al fin de la temporada, con o sin la aplicación del tope de costes, pero que confiaba en que Ferrari, ganador del Campeonato de Constructores en el 2008, continuaría, pese a su amenaza de abandonar la F1. "Creo que uno o dos de ellos van a tener que parar, pero (no tiene) nada que ver con estas discusiones", reveló.

"Es muy difícil para un gran fabricante seguir en la Fórmula Uno cuando están estableciendo medidas económicas en sus fábricas, como (...) el corte de la electricidad, el dejar de limpiar los vidrios y el dejar de servir café en las reuniones. "Confío en que Ferrari aún estará aquí", sostuvo.