Renault y McLaren amenazaron con boicotear el inicio del Mundial

MADRID, 24 (EUROPA PRESS) El patrón de Renault, Flavio Briatore, y el presidente ejecutivo de McLaren, Ron Dennis, amenazaron al patrón de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, con no acudir a Melbourne para disputar el Gran Premio de Australia, cita inaugural del Mundial, si no llegaban a un acuerdo sobre el reparto del dinero. Ecclestone asegura en el diario 'The Times' que tanto Briatore como Dennis se reunieron con él la semana pasada y le amenazaron con no montar sus monoplazas en el vuelo chárter con dirección a Melbourne a menos que les emitiera un cheque. Además, indicaron que otros equipos podrían tomar la misma decisión. A esta reunión también acudió el presidente de Toyota y vicepresidente de la FOTA (Asociación de Equipos de Fórmula 1), John Howett. La confrontación estuvo motivada por el dinero que Ecclestone ha accedido a pagar a los equipos a condición de que firmen el inminente Pacto de la Concordia, con el que se reparten los beneficios del 'gran circo' y que se renueva periódicamente. "Flavio dijo: 'No vamos a meter nuestros coches en el avión, no vamos a ir a Melbourne' y lo dijo ayudado e instigado por Ron Dennis", aseguró Ecclestone en declaraciones a 'The Times', que recoge Europa Press. La amenaza tuvo una pronta respuesta por parte de Ecclestone. "Cogí el teléfono y llamé a quienes se ocupan de la carga para pedirles que cancelaran los aviones. Ellos me estaban diciendo que no iba a ir nadie. Así que repliqué que lo mejor era cancelar el avión. Cuesta una fortuna un chárter y también la cuesta cancelarlo", añadió. La amenaza de Briatore y Dennis no se cumplió y tampoco recibieron el dinero, que según Ecclestone era una importante cantidad. Según el inglés, Howett no pensaba unirse a sus dos compañeros. "Pobre John (Howett), ahí estaba sentado, confundido sobre la vida en general", indicó. Por último, Ecclestone aseguró que no admite amenazas de gente que no es capaz de llevarlas a cabo. "Si vienen aquí con una pistola y me apuntan a la cabeza, pueden estar seguros de que es mejor que aprieten el gatillo. Y mejor que comprueben que tienen balas, porque si las olvidan, que tengan cuidado", finalizó.