Trulli califica como valiente la decisión de la FIA de sancionar a Hamilton

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

El piloto italiano Jarno Trulli (Toyota) considera que la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) tiene derecho a sancionar a McLaren-Mercedes debido a las mentiras que contaron la escudería y el piloto Lewis Hamilton a los jueces de carrera tras el Gran Premio de Australia.

El campeón del mundo se vio beneficiado por la sanción a Trulli, por adelantarle con el 'safety-car' en pista, pero días más tarde, la FIA levantó la penalización al italiano y sancionó a McLaren y su piloto por haber engañado a los comisarios de carrera. La escudería comparecerá ante la FIA el próximo 29 de abril.

"Creo que la FIA tomó esta decisión tan fuerte porque sintió que al final del día alguien le estaba tomando el pelo, y quieren demostrar a todo el mundo que la FIA es como un juez", asegura en una entrevista con 'Autosport' que recoge Europa Press.

El italiano explicó cómo es la comparecencia ante los comisarios de carrera. "Vas ante el juez y debes ser honesto y decir la verdad. Puedes salir impune una vez, pero es mejor no hacerlo. Tomas muchos riesgos, eso es lo que pasa, básicamente", comentó.

Trulli considera que las circunstancias fueron "muy, muy desafortunadas" para él y para Hamilton y consideró que nadie podría tener interés en mentir a la FIA. "No sé quién mintió ni porqué, pero no lo haría por interés. Creo que alguien juzgó erróneamente las normas", apostilló.

Además, asegura que no tiene intención de "culpar a nadie". "El problema es que quedé como un estúpido y no había hecho nada mal. No soy el tipo de persona que piensa en venganzas. Mi lema de vida es vive y deja vivir", añadió.

Por otra parte, agradeció que los comisarios se dirigieran a él personalmente para informarle de que le devolvían la tercera plaza. "Estaba haciendo entrevistas y vinieron para darme la noticia y decirme que me lo merecía por ser honesto, y lo hicieron delante de toda la prensa", apuntó.

Por último considera que la FIA ha demostrado "buen sentido común" y "mucha fuerza" para reabrir un caso que estaba "prácticamente cerrado". "Ellos notaron y olieron que algo estaba mal y fueron lo suficientemente buenos para detectarlo. Esto les da mucho crédito", concluyó.