0-1. El Liverpool engrandece la 'maldición de octavos'

  • Madrid, 26 feb (EFE).- El Liverpool asestó al Real Madrid un duro golpe en el partido de ida de los octavos de final de Liga de Campeones, en el que los blancos cayeron en la trampa táctica de Rafael Benítez, que conquistó un triunfo histórico gracias al tanto del israelí Yossi Benayoun que engrandece la 'maldición de octavos'.

0-1. El Liverpool engrandece la 'maldición de octavos'

0-1. El Liverpool engrandece la 'maldición de octavos'

Benítez afirma que "es una victoria importante, pero queda el segundo partido por jugar"

Benítez afirma que "es una victoria importante, pero queda el segundo partido por jugar"

Madrid, 26 feb (EFE).- El Liverpool asestó al Real Madrid un duro golpe en el partido de ida de los octavos de final de Liga de Campeones, en el que los blancos cayeron en la trampa táctica de Rafael Benítez, que conquistó un triunfo histórico gracias al tanto del israelí Yossi Benayoun que engrandece la 'maldición de octavos'.

Real Madrid y Liverpool protagonizaron un duelo inédito en eliminatorias europeas. El fútbol ha cambiado desde la única referencia que habían dejado a Europa dos gigantes que repitieron resultado. Desde 1981, en una final maldita para el conjunto español, en unos años en los que el Liverpool enseñaba a Inglaterra a jugar el balón por el suelo. Pionero en imponer el toque en un país acostumbrado a ver el balón por el aire.

Tanto han cambiado los tiempos y se han abierto las fronteras que el Liverpool llegó al Bernabéu con más españoles en su equipo titular, cinco, que el Real Madrid, tres. Sólo Iker Casillas, Sergio Ramos y Raúl González han crecido conociendo las noches mágicas del Bernabéu en Europa. Sólo ellos sienten la 'maldición de octavos' que persigue al Real Madrid en las últimas cuatro temporadas.

El duelo entre dos técnicos metódicos, estudiosos hasta el último detalle, como Juande Ramos y Rafa Benítez hacía esperar una batalla táctica que respondió a las expectativas. Como si de una partida de ajedrez se tratase, movieron sus piezas en la búsqueda del fútbol blanco y la destrucción con contragolpes de peligro de los 'reds'.

Faltaba la referencia del Liverpool. Su futbolista total. El capitán. Steven Gerrard no llegó a tiempo para la cita pero desde el banquillo presenció como Xabi Alonso y el argentino Javier Mascherano ganaban la batalla clave del centro del campo ante un Fernando Gago desorientado y 'Lass' Diarra perdido en la pelea.

La ausencia de Klaas Jan Huntelaar acabó siendo más importante de lo que se pensaba. El fútbol tiene esos caprichos. El Real Madrid ha encontrado su fútbol más brillante en los dos últimos partidos. Sin su jugador más desequilibrante, Arjen Robben, ha sido cuando con un nueve nato, la movilidad de Raúl e Higuaín entre líneas desató un vendaval de fútbol.

El cambio de dibujo obligado y esperando lucha en la medular, Juande Ramos quiso abrir el campo. Apostó por Marcelo de inicio -quién se lo iba a decir al brasileño que acabaría siendo titular en un día trascendental cuando por su cabeza nunca pasó jugar de extremo-, pero el Real Madrid no plasmó la idea de su técnico sobre el césped. Cayó en la trampa de Benítez.

La falta de ritmo madridista y el problema de circulación se agravaban cuando Robben encaraba siempre en inferioridad. Las ayudas del Liverpool frenaban los impulsos de fútbol blancos y el Real Madrid quedó a la espera de una individualidad. Así, aparecía Raúl a los cinco minutos, para tras un buen desmarque chutar blando con la diestra a manos de Pepe Reina, y hasta diez minutos después no volvía a intervenir a un disparo lejano de Marcelo.

La figura de Xabi Alonso se apoderó del Bernabéu. El futbolista que dejó escapar el Real Madrid dirigido por José Antonio Camacho, el que tampoco quiso el Barcelona, se ha convertido en un pilar del Liverpool, una referencia del fútbol europeo que lee el fútbol como pocos. Manejó el tempo del partido. Lanzó peligrosas contras, con Fernando Torres en una lucha titánica con Pepe.

Salió victorioso el central madridista en los dos primeros envites, pero Torres tuvo la oportunidad del partido a su tercer intento. Un grave error de Cannavaro. De esos que cuestan eliminaciones en Europa. Dejó sólo a 'The Kid' que se reencontró con un viejo amigo. La manopla derecha de Iker Casillas salvó el primero (min.20).

Enchufado al partido, Iker fue decisivo en una rápida salida tres minutos después ante la internada de Benayoun, cuando las alarmas se encendían en casa del Liverpool. Un golpe en el tobillo derecho hacía parar a Torres. Desde este momento no fue el mismo.

Aguantó como pudo en el campo hasta el minuto 61, con claros síntomas de cojera, y no pudo explotar nunca sus cualidades. Un nuevo capítulo de una maldición personal que podrá vengar en Anfield. Hoy, ganó al Real Madrid por primera vez en su carrera, pero no lo disfrutó en el campo.

Llegaron los mejores minutos madridistas pero Robben e Higuaín pecaron de individualismo. Las dos primeras acciones en las que se marchó el holandés las culminó con dos disparos desde la frontal desviados (minutos 38 y 39), y su desmarque no lo vio segundos después el argentino, que se obsesionó con el gol y se topó con Reina.

Con la intensidad al máximo pero la calidad escondida, Xabi Alonso despidió la primera parte con un golpeo espectacular desde el centro del campo que salvó Casillas cuando el balón iba directo a la red. El Real Madrid no encontraba su fútbol y tres manos de Casillas le mantenían en pie.

El Bernabéu pensaba en Guti como la única pieza del tablero capaz de desatascar la maraña de Benítez. Juande también lo vio, renunció a una banda quitando a Marcelo, dejando todo el carril derecho a Sergio Ramos y buscando la movilidad de Robben como factor desequilibrante.

El fruto fue la posesión de balón, aún más desde que Fernando Torres no pudo seguir en el campo. El Real Madrid encaraba 39 minutos ante un Liverpool sin sus dos emblemas. Pero Benítez ha construido a un equipo que está por encima de individualidades. Supo defender cada acción y seguir inquietando con la movilidad del holandés Dirk Kuyt más la velocidad de Benayoun.

La visión privilegiada de Guti moría en la falta de ritmo de juego. El Real Madrid sólo llegó a Reina de nuevo en dos acciones de Robben y una de Higuaín. Dos disparos al lateral de la red y otro potente del holandés sacado por el meta español del Liverpool.

El planteamiento de Benítez, venerado desde la grada por sus 4.000 aficionados, encontró el premio gracias a Heinze. El argentino abusa de su agresividad en muchas acciones. Regaló una falta sin sentido en una esquina del área que puso el brasileño Fabio Aurelio a la cabeza de Benayoun, que encontró el premio a su incansable labor.

Restaban ocho minutos de impotencia, en los que el Real Madrid sin ideas se estrelló ante un muro. La recuperación con nueve victorias consecutivas se derrumbó cuando un grande se cruzó por su camino. Hace meses los dos duelos ante el Juventus fueron derrotas. Ante el Liverpool la misma historia para un equipo alejado de la hegemonía que implantaba en Europa. Instalado en una maldición de octavos de final desde hace ya cinco años.

El duelo de fútbol en estado puro cayó del lado inglés. Benítez ganó a Juande la primera batalla táctica. Decidirá Anfield. Un templo futbolístico donde el Liverpool nunca camina solo.

- Ficha técnica:

0 - Real Madrid: Iker Casillas; Sergio Ramos, Pepe, Cannavaro, Heinze; Robben, 'Lass' Diarra, Gago, Marcelo (Guti, m.46); Raúl e Higuaín.

1 - Liverpool: Reina; Arbeloa, Skrtel, Carragher, Fábio Aurelio; Benayoun, Xabi Alonso, Mascherano, Riera (Gerrard, m.88); Kuyt (Lucas Leiva, m.90) y Fernando Torres (Babel, m.61).

Goles: 0-1, m.82: Benayoun.

Árbitro: Roberto Rosetti (ITA). Mostró cartulinas amarillas a Cannavaro (47) y Gago (87) por el Real Madrid; y a Fernando Torres (55), Mascherano (67) y Riera (83) por el Liverpool.

Incidencias: partido de ida de los octavos de final de Liga de Campeones disputado en el estadio Santiago Bernabéu lleno, con 79.500 aficionados en las gradas, 4.000 de ellos seguidores del Liverpool.