3-0. Gremio es el mejor de la fase de grupos y el Boyacá Chicó dice adiós en la Libertadores

  • Río de Janeiro, 28 abr (EFE).- El Gremio brasileño goleó hoy por 3-0 al Boyacá Chicó y se convirtió con 16 puntos en el mejor equipo de la fase de grupos de la 50 edición de la Copa Libertadores de América, mientras que el conjunto colombiano quedó eliminado en el Grupo 7.

3-0. Gremio es el mejor de la fase de grupos y el Boyacá Chicó dice adiós en la Libertadores

3-0. Gremio es el mejor de la fase de grupos y el Boyacá Chicó dice adiós en la Libertadores

3-0. El Gremio es el mejor de la fase de grupos y el Boyacá Chicó dice adiós en la Libertadores

3-0. El Gremio es el mejor de la fase de grupos y el Boyacá Chicó dice adiós en la Libertadores

3-0. Gremio es el mejor de la fase de grupos y el Boyacá Chicó dice adiós en la Libertadores

3-0. Gremio es el mejor de la fase de grupos y el Boyacá Chicó dice adiós en la Libertadores

Río de Janeiro, 28 abr (EFE).- El Gremio brasileño goleó hoy por 3-0 al Boyacá Chicó y se convirtió con 16 puntos en el mejor equipo de la fase de grupos de la 50 edición de la Copa Libertadores de América, mientras que el conjunto colombiano quedó eliminado en el Grupo 7.

Souza, con dos tantos, y Leo desmenuzaron en apenas media hora la defensa del Boyacá Chicó, que quedó fuera de carrera con nueve unidades después de la victoria (2-1) del Universidad de Chile (10 puntos) en su visita al Aurora boliviano, colista sin unidades en sus seis partidos disputados.

Los 16 puntos que alcanzó el equipo 'gaúcho' de Porto Alegre le garantizarán medirse en los octavos de final con el peor conjunto clasificado a esa instancia.

La eliminación del Boyacá Chicó, equipo con sede en la andina ciudad de Tunja, dejó a Colombia sin ningún representante en los octavos, al sumarse al América de Cali y el Independiente de Medellín, que ya dijeron adiós a la competición.

El conjunto 'ajedrezado' de Tunja fue el martes un juguete en manos de un Gremio inspirado, que actuó con soltura y buscó el gol aún cuando el partido ya estaba liquidado, para regalar una bonita noche de fútbol a los aficionados que acudieron al estadio Olímpico de Porto Alegre.

Los centrocampistas brasileños atropellaron a sus oponentes y lograron dejar solos ante el área rival a los rápidos delanteros del equipo 'gaúcho', que no demostraron un ápice de piedad.

El más inspirado de los locales fue el ariete Souza, que al cuarto de hora del inicio del partido ya había empujado dos balones a las redes rivales.

El primer tanto del delantero llegó en un latigazo con el exterior de su bota derecha, con el que superó por encima al arquero del Boyacá Chicó, Edigson Velásquez, que estaba adelantado.

Casi sin tiempo para reaccionar, Souza volvió a aparecer en las inmediaciones del área, para recibir un centro bombeado de Jonas, para fusilar de primera al guardameta.

El 2-0, lejos de calmar los ánimos de los brasileños, les insufló más moral para proseguir con su asedio y cerrar con una goleada su brillante paseo por el Grupo 7.

Cuando todavía no se había cumplido el minuto 30, Leo sentenció la victoria, al rematar en plancha un servicio de Réver, en una jugada a balón parado.

Ante el peligro de la eliminación, el entrenador del equipo colombiano, Alberto Gamero, movió el banco en el descanso y dio entrada al delantero Winston Girón en el lugar del defensor Juan Andrés Tejera.

Con el cambio, el Boyacá Chicó ganó algo de presencia en el campo y el propio Girón se convirtió en protagonista al zafarse de la defensa y provocar un penalti cinco minutos después de entrar.

El centrocampista argentino Miguel Caneo convirtió el penalti en una primera instancia, pero fue obligado a repetir el lanzamiento, por la invasión del área de sus compañeros antes de tiempo.

La repetición, que envió a la izquierda del portero, al exacto lugar del primer lanzamiento, no engañó en esta ocasión a Víctor, que atajó el remate.

Los colombianos sucumbieron ante un Gremio mejor organizado, que continuó buscando mantener la posesión del balón y perseguir la portería rival, aunque ya con menos ahínco y menos claridad de ideas que en la primera mitad.

Gremio terminó también con una diferencia de goles de +10.