38-23: El Pevafersa deja prácticamente sentenciada la eliminatoria de cuartos

  • Valladolid, 28 mar (EFE).- El Pevafersa Valladolid ha dejado prácticamente sentenciada la eliminatoria de cuartos de final ante el Constanta de Rumanía, tras lograr una renta de 15 goles (38-23) en un partido que dominó de principio a fin ante la impotencia de los rumanos, que se mostraron más flojos de lo esperado en defensa.

38-23: El Pevafersa deja prácticamente sentenciada la eliminatoria de cuartos

38-23: El Pevafersa deja prácticamente sentenciada la eliminatoria de cuartos

Valladolid, 28 mar (EFE).- El Pevafersa Valladolid ha dejado prácticamente sentenciada la eliminatoria de cuartos de final ante el Constanta de Rumanía, tras lograr una renta de 15 goles (38-23) en un partido que dominó de principio a fin ante la impotencia de los rumanos, que se mostraron más flojos de lo esperado en defensa.

Ambos equipos salieron a la cancha con mucha intensidad, sobre todo el Constanta de Rumanía, que se aplicó en defensa desde el inicio, mientras que los vallisoletanos pagaron la ansiedad en los primeros compases, en los que cometieron algunas imprecisiones y fallos en los lanzamientos.

Pero no tardaron en reaccionar y, merced al rápido ritmo impuesto por Perales y a la buena labor de equipo, con especial protagonismo de los extremos y Edu Fernández, el Pevafesa logró adquirir una renta de cinco goles (9-4) en el minuto 11, que obligó al técnico del Constanta, Zoran Kurtes, a solicitar el primer tiempo muerto del partido.

La ventaja del conjunto español se amplió hasta los siete goles (13-6), pero los rumanos intensificaron su defensa, a lo que se unió un bajón defensivo de los vallisoletanos que aprovechó el rival para reducir las diferencias de nuevo a cinco goles (14-9).

La pájara del Pevafersa se dejó notar en la cancha, con fallos en los pases y una mala lectura del juego ofensivo por lo que el técnico vallisoletano Juan Carlos Pastor, a pesar de la ventaja, decidió pedir un tiempo para pedir a sus pupilos más concentración e intensidad defensiva.

La reprimenda fue efectiva y, merced a ese aumento de la tensión defensiva de los vallisoletanos y la rapidez en los contraataques, llegaron al descanso con una renta de ocho tantos (19-11).

Tras la reanudación, a pesar de que los vallisoletanos volvieron a mostrar ansiedad, lo que les llevó a cometer errores en los pases, no perdieron el dominio del juego y, gracias al acierto ofensivo, pudieron seguir ampliando su ventaja hasta los once goles (27-16) en el minuto 41.

La anécdota de la jornada la protagonizó Tvedten que, en inferioridad numérica, tuvo que ejercer como portero y detuvo un lanzamiento, si bien el equipo desperdició numerosas ocasiones con errores de patio de colegio que les impidieron adquirir mayor renta.

Pero el Pevafersa intensificó el ritmo de juego en los instantes finales y, gracias al acierto de Sierra en la portería y al bajón físico y táctico del Constanta, consiguieron aumentar las diferencias hasta los 14 goles (37-23), que se ampliaron hasta los 15 merced a un último disparo de Bilbija sobre la bocina, que deja la eliminatoria prácticamente sentenciada para los españoles.

- Ficha técnica:

38 - Pevafersa Valladolid (19+19): Sierra, Eduard Fernández (6), Asier Antonio (-), Tvedten (9,1p), Ávila (1), Perales (5), Entrerríos (2), Hugo López (4), Milosavljevic (6,1p), Prieto (1) y Bilbija (4).

23 - HCM Constanta (11+12): Stanescu (Popescu, ps), Baiceanu (2), Toma (7,1p), Sadoveac (2), Adzic (-), Csepreghi (4), Buricea (2), Soldanescu (-), Hejtmanek (2), Sabou (1), Nicolae (2), Muresan (1) y Schuch (-).

Parcial cada cinco minutos: 3-2, 7-4, 11-5, 13-8, 15-10, 19-11 (descanso); 23-14, 26-16, 29-19, 31-21, 34-22 y 38-23 (final).

Árbitros: Oyvind Togstad y Rune Kristiansen (Noruega). Excluyeron dos minutos a Ávila (min.32) y Asier Antonio (min.42), del Pevafersa Valladolid, y a Toma (min.14), del Constanta.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la ida de los cuartos de final de la Recopa de Europa, disputado en el pabellón Huerta del Rey ante unos 3.000 espectadores. Las peñas del equipo exhibieron pancartas pidiendo justicia y reclamando el título de la Recopa de Europa de 2006 que ganó el Chehov ruso y que ahora está en entredicho por un supuesto soborno arbitral. Los jugadores de ambos equipos también mostraron una camiseta con el lema "Juego Limpio".