Cristiano y su novia, rescatados después de quedar atascados en la nieve con su Lamborghini


  • El futbolista del Real Madrid hizo una escapada a la sierra madrileña junto a Georgina Rodríguez, pero el estado de la carretera fue empeorando por las fuerte nevadas.

  • Fuentes cercanas al portugués aseguran que Cristiano no podía conducir porque sufría un dolor en la muñeca por el que llevaba un aparatoso vendaje.

Cristiano Ronaldo posa con su flamante Lamborghini

Cristiano Ronaldo posa con su flamante Lamborghini

Cristiano Ronaldo sufrió el pasado domingo un contratiempo en el Puerto de Navacerrada junto a su novia Georgina Rodríguez por el que ambos regresaron a casa en ambulancia. El futbolista portugués quiso probar su Lamborghini Aventador haciendo caso omiso a las fuertes nevadas en la sierra madrileña y su coche tuvo que ser remolcado por una grúa después de llegar incluso a subir hasta las pistas de esquí, donde varios presentes se hicieron fotos con el coche.

Según informa el portal 'Informalia', la pareja circulaba sobre las seis de la tarde cuando Cristiano, al volante, tuvo que dejar el coche en mitad de una isleta del puerto. Entonces se puso en contacto con la Guardia Civil y con los servicios de asistencia en carretera.

Fuentes cercanas al jugador del Real Madrid aseguran que Cristiano no podía conducir porque sufría un dolor en la muñeca por el que llevaba un aparatoso vendaje. El futbolista se dio un golpe en el entrenamiento del pasado viernes, algo que no le impidió jugar el sábado. Por ello, otras informaciones apuntan a que tuvo que dejar el coche en la isleta ante el miedo a quedarse atascado en la nieve al no ir provisto de cadenas (fotos del momento, Informalia).

Cristiano jugó con la muñeca vendada ante el Málaga Cristiano jugó con la muñeca vendada ante el Málaga

Cristiano jugó con la muñeca vendada ante el Málaga Getty Images

Casi una hora después llegó una ambulancia que llevó a casa a Cristiano Ronaldo y a su novia Georgina tras examinar que no habían sufrido daños. Una grúa se hizo cargo del Lamborghini Aventador y la excursión dominical terminó en una odisea que ambos recordarán.