ÚLTIMA HORA DE LOS ATENTADOS: Interior mantiene la alerta terrorista en el nivel 4 para evitar sacar a los militares a la calle

Un 'hat-trick' de Cristiano mete al Madrid en 'semis' en un partido polémico (4-2)


  • Los blancos perdonaron en la primera mitad y despertaron a un Bayern que se adelantó de penalti y llevó el partido a la prórroga empatando el gol de Ronaldo.  

  • Kassai se equivocó expulsando a Vidal y el Bayern sucumbió con 10. Cristiano marcó dos goles en fuera de juego en la prórroga y Asensio remató la faena.  

Los jugadores del Real Madrid, eufóricos tras el 3-2 de Ronaldo en la prórroga.

Los jugadores del Real Madrid, eufóricos tras el 3-2 de Ronaldo en la prórroga. AFP.

El mayor duelo del fútbol europeo nunca deja a nadie indiferente. El Bayern venía con una clara desventaja de la ida (1-2), pero siguió siendo el Bayern y lo demostró a partir del segundo tiempo en el Bernabéu. Lewandowski abrió la lata, Ronaldo empató y un gol en propia puerta de Ramos (nada habitual en él) desencadenó un festival arbitral y de goles. Con 10 en la prórroga, los bávaros cayeron con la cabeza alta ante un Madrid liderado por Cristiano, que también se benefició de los errores arbitrales.

Hummels salva al Bayern

Necesitaban ganar y hacerlo por varios goles de diferencia. Por ello no sorprendió ver en el Bernabéu a un Bayern arrollador en los primeros 20 minutos. 

Thiago se hizo con la pelota y repartió juego a Robben y Ribéry, dos puñales por las bandas a los que lo único que le faltó fue el olfato de cara a gol. El holandés gozó de la mejor ocasión bávara, en un centro raso de Ribéry que remató Thiago en el punto de penalti.

Marcelo salvó la papeleta blanca con su espalda y en el rebote Robben se encontró con el lateral de la red. 20 minutos de dominio pero sin goles. 20 minutos a partir de los cuáles empezó una autoflagelación.

El protagonista principal fue Xabi Alonso. Desconcentrado, superado quizás por volver al estadio en el que brilló con luz propia, el de Tolosa perdió balones inexplicables, propiciando los contragolpes de un Real Madrid dormido deseando despertar.

Robben controla el balón ante Benzema. Robben controla el balón ante Benzema.

Robben controla el balón ante Benzema. AFP.

La primera la tuvo Benzema en su cabeza con un centro lateral de Marcelo. Fue la primera de muchas ocasiones marradas que hicieron sorprendente el 0-0 del descanso.

El nerviosismo se instaló en los muniqueses. Sus figuras fallaron una tras otra. A Neuer se le escapó un balón con el que Ramos ya cantaba gol hasta que apareció la pierna salvadora de Boateng bajo palos. Hummels pecó de confianza al sacar la pelota y Benzema casi marca de rebote. Los alemanes eran un desastre atrás.

Sin embargo, el central alemán se redimió salvando los muebles de su equipo instantes después al taponar un chut de Kroos. El centrocampista envió acto seguido el cuero a las nubes, una moda a la que se sumó Ronaldo al finalizar un contragolpe. El Real Madrid perdonó sobremanera.

El Bayern se gana la prórroga

Estaban en la lona. El Bayern volvió con la misma pesadez en las piernas al terreno de juego pero nunca se puede dar por muerto a un quíntuple campeón de Europa. 

Bastó la magia de Robben para meter el miedo en el cuerpo al Bernabéu. El holandés disparó con Keylor vencido pero Marcelo repelió el chut en la línea de gol con la cabeza. El brasileño no podría hacer nada en la siguiente acción. 

Casemiro cayó en la trampa de Robben. El extremo se iba hacia fuera pero metió la pierna antes que el centrocampista para conseguir un claro penalti. El gol de Lewandowski casi fue un mal menor, ya que el colegiado perdonó la segunda amarilla a Casemiro.

Los jugadores del Bayern celebran el gol de penalti. Los jugadores del Bayern celebran el gol de penalti.

Los jugadores del Bayern celebran el gol de penalti. AFP.

El Real Madrid estaba grogui ante un Bayern muy peligroso. Ancelotti dio entrada a Douglas Costa y a Müller para ganar o morir matando. 

El fútbol es un carrusel de emociones y en dos minutos las eliminatoria se puso patas arriba. Primero, un excelso centro de Casemiro lo remató Ronaldo a gol golpeando al Bayern de manera inesperada. Sin embargo, el hombre de los goles decisivos Sergio Ramos marcaría uno que no quería.

Ronaldo mandó callar al Bernabéu con el 1-1. Ronaldo mandó callar al Bernabéu con el 1-1.

Ronaldo mandó callar al Bernabéu con el 1-1. AFP.

En la siguiente jugada, un balón sin aparente peligro en el área blanca lo despejaron primero Nacho y después Ramos con la mala suerte de lanzarlo al fondo de la red. 1-2, la prórroga estaba servida. Eso sí, el Bayern la jugaría con uno menos por la expulsión de Vidal. Doble amarilla, la segunda por una falta inexistente sobre Asensio.

Kassai inicia el camino y Marcelo lo sentencia

Le costó al Real Madrid arrancar en la prórroga pero la superioridad numérica se hizo poco a poco patente. El partido había sido enrevesado y enrevesado tenía que acabar.

Cristiano marcó para el Madrid en el minuto 104 el gol que les metía en semifinales, pero lo hizo en un claro fuera de juego que desquició a Ancelotti. El técnico italiano no se lo podía creer y se lo recriminó al árbitro en el descanso.

El fuera de juego de Ronaldo en el 2-2. El fuera de juego de Ronaldo en el 2-2.

El fuera de juego de Ronaldo en el 2-2. Captura de vídeo.

Era todo o nada para el Bayern y en el caos reinó Marcelo. El brasileño cogió la pelota y se marcó un eslalon descomunal regalando al balón a Ronaldo para hacer el tercero. El portugués, esta vez por muy poco, estaba en fuera de juego de nuevo.

Asensio, con una jugada individual para enmarcar, puso el 4-2 definitivo en el electrónico en una eliminatoria para recordar. El Madrid, en semifinales junto al Atlético de Madrid.

Follow @Dmarinorr