La muralla de la 'Juve' desquicia al Barça y evita el milagro azulgrana (0-0)


  • El Barcelona dominó el juego y lo intentó todo ante la férrea defensa de la Juventus que solo se vio comprometida en tres ocasiones por Leo Messi.  

  • El argentino tuvo en sus botas meter al Barça en la eliminatoria pero le faltó puntería. El 3-0 de la ida pesó mucho y clasificó a una 'Vecchia Signora' excelsa en defensa.

Dani Alves consuela a un Neymar desolado después de la eliminación del Barça.

Dani Alves consuela a un Neymar desolado después de la eliminación del Barça. Getty Images.

Los milagros solo suceden una vez en la vida, o al menos solo una por temporada. No le faltó ni garra ni empuje al Barcelona, pero sí acierto en el remate y un plan B cuando la 'MSN' no estuvo fina. Buffon no fue un espectador más, pero casi ante un equipo en el que Messi desperdició las oportunidades más claras. Lo mejor, la reacción del Camp Nou en los últimos minutos apoyando a sus jugadores, que el próximo domingo se juegan LaLiga en el Bernabéu. La Champions 2016/2017 ya es historia para el Barça. 

Solo faltó la puntería

En busca de otra remontada épica el Barça se dio cuenta rápidamente de que el rival que tenía enfrente no era el PSG. El equipo de Emery había salido al Camp Nou hace tres semanas completamente atemorizado y recluido en su campo, un error que Allegri no permitió a sus pupilos.

Desde que la pelota echó a rodar la 'Vecchia Signora' presionó a todo campo y dominó los primeros minutos con un Dybala muy incisivo y un Pjanic siendo el hombre batuta en el centro del campo. La euforia en la grada azulgrana se apaciguó con la demostración de personalidad italiana.

De hecho, casi se masca la tragedia con una volea de Higuain que tenía como objetivo la escuadra. Por suerte se fue por encima del travesaño y su testigo lo recogió otro argentino, Leo Messi.

Alves e Iniesta pelean por el balón durante la primera mitad. Alves e Iniesta pelean por el balón durante la primera mitad.

Alves e Iniesta pelean por el balón durante la primera mitad. AFP.

Apenas había aparecido pero pronto se convirtió en el hombre que podría haber cambiado la eliminatoria. Se encontró el cuero dentro del área con todo para batir a Buffon, pero los héroes también fallan. Se le fue desviado el chut al número 10. 

Neymar lo intentó todo por su costado ante su compatriota Dani Alves. Caracoleó de manera efectiva aunque sin peligro final. Eso parecía reservado solo para Messi, que tiró de garra para disparar desde lejos y llegar al rebote de Buffon para rematar de nuevo. La pelota se fue al lateral de la red.

El tiempo se agotaba, la tensión crecía y lo mejor para los azulgranas fue su gran rendimiento defensivo evitando las contras de la 'Juve'. Suárez, completamente desparecido, lo intentó con una tijereta que no salió bien. El milagro tendría que realizarse en 45 minutos.

Un quiero y no puedo

Para que cambiar cuando todo va bien. Eso pensó Allegri tras el descanso indicando a su equipo que hiciese lo mismo que en la primera mitad. Aguantar y bloquear a Messi con un sistema de ayudas que desesperó al Barça.

Neymar seguía a lo suyo regateando y perdiendo el cuero en el momento decisivo. Suárez no encontraba su sitio y Messi volvió a perdonar como nunca.

Neymar, desquiciado tras el partido ante la Juventus. Neymar, desquiciado tras el partido ante la Juventus.

Neymar, desquiciado tras el partido ante la Juventus. AFP.

El argentino se hizo hueco en la media luna y lanzó un latigazo al palo largo de Buffon. El Camp Nou cantó el gol antes de darse cuenta de la cruda realidad: el poste vio pasar la pelota por fuera.

Luis Enrique movió al equipo dando entrada a Alcácer por un desafortunado Rakitic. La 'Juve' se metió atrás empujada por su resultado a favor pero no sufrió en exceso.

El Barça no paraba de tocar, de hecho, en términos de juego estaba realizando un partido mejor que contra el Paris Saint-Germain, pero las ocasiones claras no llegaban. Solo Messi gozó de una volea tras un fallo de Buffon que no mandó ni entre los tres palos. No era su día.

Ni con Piqué de 9 y la Juventus metida atrás el Barcelona pudo derribar el muro comandado por Chiellini. Por algo el equipo de Allegri lleva encajados solo dos goles en toda la Champions. La remontada fue imposible, y es que abonarse a los milagros implica muchos riesgos. El Barça, eliminado de la Champions en cuartos de final.

Follow @Dmarinorr