Messi salva la papeleta de un Barça frágil atrás (3-2) antes de intentar la remontada


  • Messi marcó un doblete y asistió a Alcácer en el tercero ante una Real Sociedad que fue siempre a remolque y que dominó la segunda mitad en busca del empate.  

  • Tras los tantos de Umtiti en propia puerta y Xabi Prieto, a los de Eusebio solo les faltó puntería de cara a gol. El Barça sigue la estela del Madrid y ya piensa en la Juventus.

Messi y Alcácer, artífices del tercer gol del Barcelona a La Real Sociedad.

Messi y Alcácer, artífices del tercer gol del Barcelona a La Real Sociedad. AFP.

El Barcelona de la presente temporada es una montaña rusa. Lo mismo pierde 4-0 ante el PSG que remonta con un 6-1, y en ese tren de emociones llegaba uno de los partidos más complicados de la temporada. Entre medias del intento de otra remontada tras el desastre de Turín (3-0), la Real Sociedad vendió muy cara su piel hasta el punto de que los azulgranas terminaron pidiendo la hora. Menos mal que 45 minutos de inspiración de Messi bastaron para seguir enganchados al tren de LaLiga antes del Clásico. 

Si a un partido de fútbol le sumas un Messi estelar y los habituales despistes en la defensa del Barça esta temporada, los goles están asegurados. Que se lo digan sino al público presente en el Camp Nou, donde en la primera mitad se vieron cinco dianas.

La Real empezó bien, mordiendo arriba con un Oyarzábal muy activo, pero ya se sabe que en el feudo azulgrana quien perdona lo paga. 

Messi, que caminaba por el terreno de juego a la espera de asestar su estocada, firmó un zapatazo desde la frontal imposible para Rulli. El tanto anestesió a La Real. Los de Eusebio fueron decayendo en su juego y las aproximaciones locales proliferaron. 

Tras un gran taconazo de Alcácer, Suárez remató a gol pero fue Messi quien hizo el 2-0 en el rechace. El pescado parecía vendido. 

Sin embargo, en su peor momento los 'txuri-urdin' revivieron. Un jugadón de Íñigo Martínez dejando rivales a su paso se culminó con un autogol de Umtiti. El gol obtuvo la categoría de anécdota porque Alcácer se redimió de un clamoroso fallo ante Rulli para esta vez sí superar al portero argentino con un tiro raso.

Alcácer festeja su tanto, el 3-1 del Barcelona. Alcácer festeja su tanto, el 3-1 del Barcelona.

Alcácer festeja su tanto, el 3-1 del Barcelona. Getty Images.

Buena parte de los asistentes ya se habían ido a por el bocadillo del descanso con el 3-1, un resultado chafado por Xabi Prieto. El capitán se quedó solo frente a Ter Stegen y no perdonó. Quedaba todo abierto para la segunda mitad.

Jugar con fuego y no quemarse

Y tras la tempestad llegó la calma. El ritmo infernal de los 45 minutos era inaguantable y el que más lo pagó fue el Barcelona.

Messi empezó con fuerza la segunda parte probando fortuna a balón parado, pero a partir de ahí el balón y las ocasiones solo tuvieron un dueño: la Real Sociedad.

Willian José se convirtió en una pesadilla con sus desmarques al espacio. El brasileño tuvo el gol en sus botas en dos ocasiones pero no estuvo fino. En la primera tardó mucho en armar la pierna y en la segunda no llegó por centímetros.

Illarramendi y Messi en un lance del juego. Illarramendi y Messi en un lance del juego.

Illarramendi y Messi en un lance del juego. Getty Images.

Luis Enrique dio entrada a Andrés Iniesta por André Gomes para cortar la sangría atrás. El cambio fue aplaudido en la grada aunque menos efectivo en el terreno de juego. La Real siguió a lo suyo e Íñigo casi sorprende a Ter Stegen desde más de 30 metros en el que hubiera sido uno de los goles del campeonato.

La Real no paró de remar pero el ansiado gol no llegó. La participación de Canales, Bautista y Granero desde el banquillo no surtió efecto y los 'txuri'-urdin' murieron en la orilla. El Barça salvó la papeleta gracias a Messi.

Veremos si los gritos del Camp Nou de "sí se puede" se hacen realidad ante la Juventus el próximo miércoles. Para ello, los de Luis Enrique deberán mejorar mucho atrás.

Follow @Dmarinorr