Wanda Metropolitano: una década para la mudanza, goteras y ahora... el nombre


Así quedará el Wanda Metropolitano

Así quedará el Wanda Metropolitano Youtube

"El hincha del Atlético de Madrid se va a enamorar de este estadio, les puedo asegurar que es precioso", afirmó Simeone en sus primeras palabras desde el vestuario del Wanda Metropolitano. El nuevo estadio del equipo rojiblanco se inaugurará el 16 de septiembre a las 20:45 con la visita del Málaga, pero para llegar hasta esa inauguración han pasado muchas cosas.

Todo se remonta al año 2008, cuando el Ayuntamiento, gobernado por Alberto Ruiz-Gallardón, firmó un acuerdo para que el Atlético se trasladara al estadio de La Peineta. El recinto pertenecía a la Comunidad, pero Madrid no logró aquel año hacerse con los JJOO de 2012. No cesaron en su empeño y volvieron a solicitar ser la sede en 2016 jugando la baza de que el club rojiblanco utilizara después las instalaciones, como solicitaba el COI para que el estadio no quedase después en estado de abandono, algo que curiosamente después ha pasado en Río de Janeiro. En la votación de 2009, Madrid volvió a perder y en 2011 la mudanza rojiblanca se retrasó hasta 2013.

En septiembre de 2011, el Ayuntamiento aprueba el plan urbanístico con Madrid 2020 en mente, comienza las obras y se compromete con el COI a que todo esté listo en 2015, cinco años antes de la cita olímpica. Pero en 2013, Madrid pierde la elección de nuevo, esta vez ante Tokio, y el Atlético retrasa su mudanza para 2016. A finales de 2014, la constructora FCC paraliza las obras y renegocia el acuerdo por razones legales y económicos. 

La Peineta La Peineta

La Peineta MADRID | EUROPA PRESS

Al no convertirse Madrid en sede olímpica, los terrenos no podían pasar a ser del Atlético de Madrid y SdH (Señales de Humo) denunció ante los tribunales que "lo que nació siendo la destinación de un bien patrimonial público para que se le diera un uso privado, se ha convertido en el traspaso de un bien público a una entidad privada, con lo que el objetivo ha variado considerablemente”. Así lo explicó Antonio Perea, abogado de SdH en ctxt.es.

Un plan urbanístico fallido

En medio de la crisis, a la constructora FCC no le salían las cuentas. Años antes, el Atlético compró la parcela por 41 millones de euros, pero el campo se tasó en cero euros. Eso sí, con la condición de que levantara uno nuevo antes de junio de 2015 con un presupuesto de 295 millones. En 2010, el Atlético encargó a FCC el derribo del Calderón y la fábrica de Mahou para levantar 2.000 viviendas y completar el parque Madrid Río. La constructora se comprometió a asumir el 57% del coste y el resto, el Ayuntamiento. Los beneficios de la operación iban a estar destinados a los gastos de la operación urbanística y el estadio olímpico.

Pero el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) dio la razón a Señales de Humo en 2012 y anuló la modificación del Plan General de Ordenación Urbana que el Ayuntamiento de Madrid había aprobado en 2009 para reformar el área de Madrid Río. No se podían levantar torres de viviendas de hasta 17 pisos cuando la ley regional prohibía superar las cuatro alturas.

En julio de 2016, la alcaldesa Manuela Carmena junto a Enrique Cerezo y la directiva de Mahou-San Miguel, presentó un proyecto urbanístico con más zonas verdes y edificios con una media de 8 alturas. En el mes de marzo de 2017, la Junta de Gobierno de Madrid aprobó la modificación del plan general de la ciudad para la creación de un nuevo ámbito de ordenación urbanística Mahou-Calderón, en el actual estadio del Atlético de Madrid, que quedará como se ve en la imagen inferior.

Aprobado el nuevo ámbito Mahou-Calderón Aprobado el nuevo ámbito Mahou-Calderón

Aprobado el nuevo ámbito Mahou-Calderón Madrid.es

De ser un pelotazo, a un agujero

Gallardón planeó que con la 'operación Calderón' y la venta de las 2.000 viviendas iban a financiar el Estadio Olímpico. El Atlético iba a tener un nuevo estadio casi gratis y alardeaba de dejar la deuda del club a cero gracias al traslado. Ni una cosa ni la otra.

En febrero de 2017, Enrique Cerezo admitió en estoesatleti.es que el retraso de las obras no era "un problema de dinero, es un problema de permisos. Yo creo que el nuevo estadio va a estar a tiempo. Creo que es una gran jugada, pero no una gran jugada económica. En un principio íbamos a ganar 100 millones y ahora estamos perdiendo 170, fijate cual será nuestro empeño en ir allí cuanto antes. Va a ser el mejor estadio de Europa".

Con el estadio íbamos a ganar 100 millones y ahora estamos perdiendo 170"

El Atlético ha sido uno de los clubes que más ha ingresado por premios económicos de la Champions League en los últimos años, pero apenas ha invertido en jugadores, ya que gran parte de ello ha ido a aumentar los sueldos de sus 'cracks' y al nuevo estadio. Miguel Ángel Gil Marín reconoció que los ingresos del Wanda no servirán para reforzar la plantilla: "Es realmente complicado seguir invirtiendo en el equipo, coincidiendo con la inversión en el estadio y en las sedes de la Academia. Pero es posible invertir en el estadio y en el equipo al mismo tiempo siempre que sigamos creciendo como lo estamos haciendo".

Añadió que "los ingresos adicionales que genere el nuevo estadio deben destinarse a amortizar las inversiones realizadas en el mismo. Nuestro plan de negocio, conservador, nos hace prever que la inversión neta en el Wanda Metropolitano estaría completamente amortizada en 6 o 7 temporadas".

Retrasos y goteras 

En el año 2015 apareció en escena el grupo empresarial chino Dalian Wanda Group, propiedad del magnate Wang Jianlin, que se hizo con el 20% de las acciones del club. En 2016 comenzaron las obras en La Peineta y a finales de año, el Atlético de Madrid anunció el cambio de escudo y nombre de su nuevo estadio Wanda Metropolitano. Como contó este periódico, la productora Wanda Films presentó un recurso ante la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea después de que el club intentara registrar el nombre como una marca comercial. Según la versión del club, "el recurso de Wanda Films se centra en evitar la creación de una productora llamada Wanda Metropolitano, algo que no va a ocurrir. El nuevo estadio se llamará Wanda Metropolitano". Además, aseguran que "hay que esperar a la decisión final para ver cuál de las dos partes tiene la razón".

Un problema más dentro de la larga lista que ha supuesto la mudanza ha sido la urbanización de la parcela del estadio y los accesos al mismo. El Ministerio de Fomento no podía satisfacer los pagos y en febrero de 2017, el Atlético decidió financiar las obras por su cuenta. La primera fase está aún en construcción, ya que comenzaron el 30 de agosto. Las obras recogidas en esta deben realizarse en el plazo de 4 meses, prorrogables un máximo de dos meses más. Mientras, la segunda fase, que añadirá más ramales a la conexión con la M-40, está prevista para 2018.

En las últimas semanas, el Wanda Metropolitano también fue noticias por las goteras que grabaron los operarios del estadio cuando diluvió sobre Madrid. Ante la sorpresa de los aficionados a los que se les había prometido un estadio cubierto en un 96%, el club respondió que aún no habían realizado las labores de termosellado de la cubierta.

Apenas queda una semana para la inauguración de estadio y el césped se ha sembrado recientemente. Además, el club ha dado a conocer un espectacular vestuario y Metro de Madrid ya ha abierto las puertas de la estación Estadio Metropolitano. Una odisea que ha durado casi una década, pero el balón ya puede echar a rodar.