El agresor del árbitro de 15 años: "Me arrepiento y no me dejan pedirle perdón"


  • Coki, jugador del Ribadeo, atiende a lainformacion.com para explicar lo sucedido y afirma que quiere " pedir perdón porque creo que debo hacerlo, no para que me rebajen la sanción".

  • Agredió a un colegiado menor de edad el pasado fin de semana en un partido de la preferente de Galicia y se expone a una dura sanción.

El agresor del árbitro de 15 años: "Lo único que quiero es pedirle perdón, pero no me dejan"

El agresor del árbitro de 15 años: "Lo único que quiero es pedirle perdón, pero no me dejan" La Voz de Galicia

El pasado fin de semana ocurrió uno de esos sucesos que no deberían tener hueco en el fútbol, pero que por desgracia sucede de una u otra forma cada cierto tiempo. Tuvo lugar en el fútbol modesto de Galicia, en el partido de Preferente entre el filial del Lugo y el Ribadeo. El jugador visitante Coki agredió al colegiado principal, que solo tiene 15 años y ahora el jugador se expone a una dura sanción, de entre 13 y 24 partidos. Días después ha dado la cara  al atender la llamada de lainformacion.com

El árbitro coruñés anotó en el acta lo siguiente: "Se dirigió a mí, encarándose a escasos centímetros de mi cara, en lo siguientes términos: 'Mamón, eres un gilipollas'. A continuación, me propina un manotazo en mi cara con uso de fuerza excesiva, teniendo que ser apartado de mí por jugadores de su propio equipo. Acto seguido, a una distancia de tres metros, se dirige a mí en tono amenazante, en los siguientes términos: 'Ya te esperaré a la salida. Te vas a enterar'". Una vez que el colegiado iba hacia el túnel de vestuarios, el jugador se dirigió a él en los siguientes términos: "Cabrón, sinvergüenza, hijo de puta, gilipollas" y por último añade que "pateó el banderín de esquina más cercano a los vestuarios".

Este momento de tensión se produjo después de que el filial del Lugo anotara un gol con un jugador del Ribadeo tendido sobre el césped y la tángana terminó con tres expulsados. Miembros de la Policía acudieron al campo de fútbol y escoltaron al árbitro hasta su vehículo una vez que terminó de redactar el acta. Desde ese momento los medios de comunicación gallegos se hicieron eco de la noticia, como no podía ser de otra forma. Lainformacion.com se ha puesto en contacto con ambas partes, pero solo Coki ha atendido a la llamada.

Coki: "No me dan la oportunidad de pedirle perdón"

El jugador del Ribadeo asegura estar pasando unos momentos duros y está totalmente arrepentido de la agresión. Coki tiene 28 años y está dispuesto a acatar la dura sanción que le imponga el Comité. Pasadas las horas desde la agresión, lo que más le duele es que no le dejen pedir perdón al colegiado: "He intentado contactar con él desde el lunes, pero no me han dado su teléfono. No sé si es porque el árbitro no quiere, pero sabiendo que le voy a pedir perdón me gustaría que me hubieran dado la oportunidad de hablar con él".

No quiero que me rebajen la sanción, es porque creo que debo hacerlo"

"No quiero pedirle perdón a través de los medios de comunicación. Quiero hacerlo en persona o al menos por teléfono, pero no me dejan. No quiero que me rebajen la sanción, es porque creo que debo hacerlo. En la Federación me conocen, llevo muchos años jugando y les he pedido la oportunidad de hacerlo. Nunca me habían expulsado por agredir al rival o al árbitro, ni siquiera por protestar. Soy defensa y solo una  dos veces he tenido que cumplir sanción por cinco de amarillas", asegura. El club también lamenta lo acontecido, pero recuerda el intachable pasado de jugador.

El Ribadeo se disculpa y muestra su apoyo al jugador El Ribadeo se disculpa y muestra su apoyo al jugador

El Ribadeo se disculpa y muestra su apoyo al jugador

Ha sido denunciado ante la Policía

"Ahora me toca apechugar", repite una y otra vez Coki, que ha sido denunciado por el Comité Técnico Gallego de Árbitros de Fútbol (CTGAF)ante la Policía. El árbitro de 15 años está considerado como uno de los que tiene más proyección en el fútbol gallego y por eso está arbitrando ya partidos de Preferente. "La verdad es que el árbitro hizo un buen partido, en ningún momento tuvo una actitud chulesca, ni siquiera se equivocó en ninguna jugada", recuerda el jugador.

"Fue un momento de calentón. Cuando acabó el partido me fui para olvidarme de todo y no me acerqué a hablar con el árbitro porque no quería que se montara ningún lío más. No crucé palabra con ningún jugador rival ni con nadie a pesar de que hubo algún enfrentamiento más".

Si llego a saber que tiene 15 años no le habría tocado"

"No es por justificarme, pero era más alto que yo y creía que era mayor de edad. No sabía que podían pitarnos menores. Si llego a saber que tiene 15 años no le habría tocado", añade.

"Yo lo único que quiero es que todo esto termine y cumplir la sanción que me impongan. Creo que se le ha dado mucho bombo al tema y ya estoy cansado, pero lo que está claro es que no debí hacerlo, pero me da rabia no poder pedirle perdón", lamenta Coki.