(Ampl.) 50 detenidos en la celebración de la Copa del Rey en el centro de Barcelona

BARCELONA, 14 (EUROPA PRESS)

Los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana detuvieron la pasada madrugada a 50 personas en la celebración en la plaza Catalunya y Canaletas de la victoria del FC Barcelona en la final de la Copa del Rey, que congregó a unas 40.000 personas, según informó hoy la Policía catalana y el Ayuntamiento.

La Policía catalana detuvo a 45 personas --cinco de ellas menores y la mayoría con menos de 30 años-- por desórdenes públicos, daños y atentado y resistencia a la autoridad, a las que se suman cinco más realizadas por la Guardia Urbana.

La celebración de la victoria azulgrana transcurrió en un ambiente festivo y tranquilo, hasta que alrededor de las dos de la madrugada un grupo de unas 300 personas comenzó a lanzar botellas, latas y objetos contundentes contra los vehículos de los Mossos, estacionados en la calle Pelai.

Los concentrados siguieron lanzando objetos pese a los avisos por megafonía --con un equipo de 30.000 vatios de potencia-- de la Policía para que depusieran su actitud violenta. Este grupo tumbó la valla de seguridad, situada en la confluencia de la calle Pelai y La Rambla y lanzó un semáforo y una bicicleta contra la línea policial.

Según los Mossos, se produjeron situaciones de alto riesgo con lanzamiento de botellas, pirotecnia y fragmentos de tiestos sobre ciudadanos que participan en la fiesta de forma pacífica y ajena a los incidentes.

Los Mossos d'Esquadra recurrieron al lanzamiento de pelotas de goma para dispersar la concentración de seguidores y, pese a que algunas personas se han reagrupado en alguna calle adyacente provocando pequeños incidentes en Paseo de Gracia o Pau Claris, la situación quedó normalizada sobre las tres de la madrugada.

Sobre esa hora, los servicios de limpieza pudieron entrar en la zona de celebración y retirar el mobiliario urbano dañado y la Guardia Urbana pudo restablecer el tráfico de forma escalonada.

Fuentes del Ayuntamiento explicaron a Europa Press que los Bomberos de Barcelona tuvieron que realizar una veintena de salidas por incendios en contenedores y vehículos y hogueras, con un balance inicial de 12 contenedores quemados, cuatro semáforos rotos y dos automóviles calcinados.

Hasta las seis de la mañana, el Servei d'Emergències Mèdiques atendió a 33 mossos y un agente de la Guardia Urbana y 75 participantes en la celebración, ninguno de ellos de carácter grave.