Barcelona llega al delirio con los campeones del triplete

MADRID (Reuters) - Decenas de miles de personas disfrutaron el jueves en Barcelona de una fiesta azulgrana con el paseo triunfal del equipo que ha hecho historia con su triunfo en Liga, Copa del Rey y Liga de Campeones.

La celebración comenzó poco antes de las seis de la tarde, cuando la expedición culé aterrizó en el aeropuerto de El Prat encabezada por el capitán Carles Puyol, el entrenador Pep Guardiola y el presidente Joan Laporta llevando la copa.

Ya en el aeropuerto fueron recibidos por un alborozado personal del aeropuerto y algunos aficionados, con bufandas, banderas y entonando cánticos, se hicieron una foto de familia y desde allí se subieron a un autobús que les trasladó al puerto de Barcelona.

Más de tres horas tardaron los integrantes de la plantilla del Barça en recorrer la distancia que separa el puerto del estadio Camp Nou en un autobús descubierto decorado con los colores azulgranas, un enorme "Tri-Campions" y fotos de los jugadores, que llevaba en la parte delantera los tres trofeos de los discípulos de Pep Guardiola.

En una tarde soleada y calurosa, miles de personas se echaron a las calles de la Ciudad Condal, saludaron desde los balcones y festejaron el triunfo de los suyos, mientras los jugadores botaban entusiasmados, hacían fotos de los aficionados o trataban de regarlos con cava, como hizo Piqué.

A las 22.30 pisaron por fin el césped de un abarrotado Camp Nou, dando una primera vuelta de honor mostrando las tres copas antes de la fiesta especial preparada por el club, coronada con fuegos artificiales.

El presidente del club catalán se mostró entusiasmado.

"Estamos muy felices y agradecidos a nuestros orígenes cruifistas, a Txiqui Begiristain", dijo Laporta en La 2 de Televisión Española, en referencia al ex jugador y ex entrenador Johan Cruyff, con quien se logró la primera Champions en 1992, y al ex jugador y actual director técnico.

Los festejos culminaron 24 horas de jolgorio, después de que el miércoles el Barcelona derrotara por 2-0 al hasta entonces campeón de Europa, el Manchester United, en la final de disputada en Roma.

Un gol de Samuel Eto'o y otro de Lionel Messi dieron al equipo dirigido por un entrenador debutante en Primera División su tercer título de la temporada, tras la Liga y la Copa del Rey, convirtiéndose en el primer equipo español que logra el triplete.

Además es la tercera Champions para los catalanes, tras las logradas en 1992 y 2006.