Brasil y Argentina se disputan la corona continental en el clásico sudamericano

  • Iquique (Chile), 8 may (EFE).- Las selecciones de Brasil y Argentina se disputarán este sábado la corona del decimotercer Campeonato Sudamericano de Fútbol Sub'17, que se disputa en la norteña ciudad chilena de Iquique.

Brasil y Argentina se disputan la corona continental en el clásico sudamericano

Brasil y Argentina se disputan la corona continental en el clásico sudamericano

Iquique (Chile), 8 may (EFE).- Las selecciones de Brasil y Argentina se disputarán este sábado la corona del decimotercer Campeonato Sudamericano de Fútbol Sub'17, que se disputa en la norteña ciudad chilena de Iquique.

Con ambos equipos ya clasificados para el mundial de la categoría, que se disputará en Nigeria del 24 de octubre al 15 de noviembre, el gran clásico del fútbol latinoamericano enfrentará en el estadio Tierra de Campeones a dos equipos con desempeños muy parecidos en el torneo.

Se batirán los dos mejores equipos del campeonato, dos selecciones con buen gusto para el fútbol, de vocación ofensiva y que miman el balón.

Por lo visto hasta el momento se antoja complicado señalar un claro favorito, aunque a la luz de la historia, la balanza se inclina descaradamente a favor de Brasil, que ha ganado ocho de los doce torneos disputados hasta ahora.

Brasil logró ser campeón en 1988, 1991, 1995, 1999, 2001, 2005 y 2007; Argentina, que ha disputado siete finales contra Brasil, logró ganarle sólo dos: 1985 y 2003.

Sin embargo, el seleccionador brasileño, Luis Ignacio Nizzo, no quiere ni oír hablar de favoritismos y destaca la dureza y la igualdad del torneo, donde las dos plazas restantes para el mundial aún no tienen dueño.

El encuentro cuenta con la dificultad añadida de los casi diez días de inactividad competitiva que lo preceden, ya que los dos finalistas se vieron obligados a esperar mientras se desarrollaba el cuadrangular para definir sus acompañantes a la cita mundialista.

"Es difícil porque fue una competición muy atípica. El primer objetivo era clasificar para el mundial, pero el objetivo final es conquistar el título y hemos trabajado mucho con ellos para mantener la tensión", dijo a Efe el seleccionador del equipo 'canarinho'.

Brasil y Argentina lograron con holgura las primeras plazas de sus respectivos grupos y no dejaron sitio para la improvisación, aunque ninguno de los dos sumó todos sus partidos por victorias.

Los brasileños arrasaron en el arranque de la competición goleando a Paraguay (0-4) y también derrumbaron con autoridad a Perú (3-0).

Con la clasificación para la final prácticamente en el bolsillo, el batacazo para el equipo verdeamarillo llegó frente a Colombia, que venció por 0-2 y obligó a poner los pies en la tierra a los grandes favoritos del torneo.

"Fue toque de atención. no jugamos bien y ellos son muy fuertes físicamente. Para nosotros fue importante la derrota para ponernos las pilas", admite Luis Ignacio Nizzo.

Sin embargo, el último partido de la fase de grupos volvió a poner las cosas en su sitio y los brasileños derrotaron a Bolivia (3-0) antes de tomarse unos días de descanso para la final.

La selección de Argentina también partió con una solvente victoria ante Venezuela (2-0) y contra Chile (3-1), con lo que dejaba encarrilada su participación en la cita mundialista y su presencia en la gran final.

En el tercer encuentro no pudo pasar del empate a uno frente a Ecuador y cerró la fase con un triunfo ante Uruguay, lo que situó a los 'albicelestes' como la única selección imbatida del Sudamericano.

De cara a la final, el seleccionador de Argentina, José Luis Brown, contará con algunas bajas sensibles en el once titular debido a lesiones y a algunos jugadores que están sancionados por doble amarilla.

"Voy a tener que recurrir a chicos que juegan en un puesto y para esta final se van a tener que desempeñar en un puesto totalmente distinto", dijo el mundialista de México'86 en declaraciones a la edición digital del diario Clarín.

Además de la gran final, el interés de la última jornada del torneo recaerá en los últimos dos partidos del cuadrangular para definir los otros dos equipos que irán al mundial, donde Bolivia, Uruguay y Colombia llegan con opciones.