Caparrós, que piensa ya en la Copa, dice que el Betis se ha "acostumbrado a jugar en el filo de la navaja"

SEVILLA, 5 (EUROPA PRESS)

El entrenador del Athletic de Bilbao, Joaquín Caparrós, dejó hoy claro que piensa ya en la final de la Copa del Rey, que se disputará la próxima semana en Valencia, y, al mismo tiempo, aseguró que el Betis, próximo rival de los vizcaínos, se ha "acostumbrado a jugar en el filo de la navaja" en las últimas temporadas.

El preparador, que asistió hoy en Sevilla a un encuentro de técnico andaluces, confesó que no le resta importancia al partido contra los béticos, aunque admitió que reservará jugadores para la cita copera ante el Barcelona.

"En nuestro estadio, días antes de una final, queremos lograr un resultado positivo para reforzar la moral ante la final. Cuando jugamos contra el Sevilla en Liga apostamos muy fuerte por la Copa y nos salió bien, así es que vamos a ver si el sábado puede darse una situación parecida", afirmó.

Además, Caparrós opinó sobre la situación del Betis que, a pesar del gasto efectuado este año, y de la adquisición de buenos jugadores, se encuentra, por cuarto curso consecutivo, sumido en plena lucha por eludir el descenso.

"El Betis --dijo-- está acostumbrado a vivir en estas circunstancias, se ha acostumbrado a jugar en el filo de la navaja, pero el encuentro del sábado no es una final. Es el primer partido, pero de nada vale conseguir un resultado positivo si al domingo siguiente tienes otro traspié".

En este sentido, el utrerano fue cuestionado sobre los motivos que originan ese constante coqueteo del Betis con el descenso, momento que aprovechó para recordar su siempre presente sevillismo. "Yo como sevillista, no lo digo para que siga en esa situación. Tienen una magnífica plantilla, pero también lo era la del año pasado", manifestó con una sonrisa.

Por lo demás, Caparrós se refirió a un posible cambio de inquilino en el banquillo del Sevilla para la próxima campaña, donde se intuye ya el fin de la estancia de un siempre criticado Manolo Jiménez.

"El Sevilla es un equipo grande y que ha conseguido títulos, y la crítica hay que aceptarla, porque a un entrenador no le pueden afectar estas situaciones. Me gustaría que Manolo Jiménez siguiera muchos años, pero la decisión de su futuro es del consejo de administración y del propio Jiménez", concluyó.