Capturan al hincha que agredió al futbolista colombiano Juan Guillermo Domínguez en Bogotá

  • Bogotá, 14 abr (EFE).- La Policía capturó hoy a Willian Quintero, un hincha que admitió haber agredido a pedradas al futbolista Juan Guillermo Domínguez, del Deportivo Cali, cuando llegaba el 5 de abril al estadio El Campín de Bogotá para disputar un partido de la Liga colombiana ante el Millonarios, informaron fuentes oficiales.

Capturan al hincha que agredió al futbolista colombiano Juan Guillermo Domínguez en Bogotá

Capturan al hincha que agredió al futbolista colombiano Juan Guillermo Domínguez en Bogotá

Bogotá, 14 abr (EFE).- La Policía capturó hoy a Willian Quintero, un hincha que admitió haber agredido a pedradas al futbolista Juan Guillermo Domínguez, del Deportivo Cali, cuando llegaba el 5 de abril al estadio El Campín de Bogotá para disputar un partido de la Liga colombiana ante el Millonarios, informaron fuentes oficiales.

El jefe de la Policía Metropolitana de Bogotá, el general Rodolfo Palomino, señaló a la prensa que Quintero, de 29 años, fue arrestado en el norte de la ciudad tras la información que tres personas dieron a las autoridades sobre su paradero.

Las tres personas recibirán una recompensa equivalente a 2.000 dólares, señaló Palomino.

Quintero está acusado de lanzar un ataque a pedradas contra el autobús que transportaba a la delegación del Deportivo Cali desde un hotel capitalino hasta El Campín, tras lo cual Domínguez resultó con lesiones un ojo y otras partes de la cara.

Según el jefe policial, cuando el autobús se aproximaba al escenario deportivo, Quintero, "por su propia voluntad, lanzó una piedra con la que rompió el vidrio (del vehículo), lo que determina que fue una responsabilidad individual".

"Él manifiesta estar dolido y arrepentido, pues nunca pensó en la magnitud del daño que le podía causar al jugador ni al fútbol como espectáculo", agregó el comandante de la Policía Metropolitana.

Quintero declaró, en la sede policial donde fue presentado a la prensa, que estaba arrepentido por haber atacado a la delegación deportiva, se disculpó con Domínguez, atribuyó la agresión a "un momento de calentura" y negó formar parte de una 'barra brava' del Millonarios.

"Nunca pensé en lesionar al jugador, no medí las consecuencias, ahora solo quiero intentar hablar con él, si así lo quiere, para ofrecerle disculpas personalmente", comentó el hincha.

Palomino señaló que "lo claro de esto es que es un delito porque hubo lesiones personales, aunque se podría llegar a una conciliación siempre y cuando el jugador admita y la acepte".

Domínguez dijo al canal de televisión Caracol que le perecía "muy complicado" llegar a una conciliación con Quintero y recordó que el 5 de abril hubo una agresión contra él y sus compañeros de equipo.

"Es que se atentó contra una vida, independientemente de que sea la mía que solo me dedico a brindar un espectáculo, pero igual esperemos a ver qué determinaciones se van a tomar", dijo Domínguez desde la ciudad de Cali (suroeste) al canal Caracol.

"De todas maneras yo creo que no se puede juzgar a toda la hinchada de Millonarios por una persona que comete un acto tan deplorable, es una pasión inadecuada", añadió el jugador, que hace una semana dijo que la agresión se debió a la falta de seguridad en las calles de la capital colombiana y los alrededores de El Campín.

Expertos en jurisprudencia recordaron que el delito de lesiones personales es excarcelable bajo la ley colombiana, aunque el alcalde de Bogotá, Samuel Moreno, señaló hoy que William Quintero no podrá volver jamás al estadio El Campín.

En el Deportivo Cali también militan los argentinos Sebastián Blázquez, Mariano Herrón y Pablo Batalla.

El portero Blázquez, quien viajaba en el autobús con Domínguez el 5 de abril y en su momento se quejó por el hecho de que el partido contra el Millonarios se hubiese disputado a pesar de la agresión, fue citado a declarar por la Comisión de Disciplina de la Liga colombiana por haber dicho que en el caso hubo 'corrupción'.

"Primó más la corrupción y el dinero" para celebrar el partido en El Campín, señaló Blázquez el 5 de abril, aunque después matizó las declaraciones y dijo que se debieron a una "calentura" suya y que no puede "hablar de corrupción en el fútbol colombiano" porque no le consta.