Casi 10 años sin ganar en el Bernabeu, pero el Atleti frenó la racha rival

  • Madrid, 7 mar (EFE).- El Atlético de Madrid, que buscaba un triunfo histórico en su visita al Santiago Bernabeu, se conformó con un empate (1-1) que le deja a casi diez años sin conocer la victoria en el campo del eterno rival, al que sin embargo logró frenar en su racha triunfal.

Juande y Abel sorprenden con la titularidad de Robben y Camacho

Juande y Abel sorprenden con la titularidad de Robben y Camacho

1-1. El Atlético perdona, pero deja al Real Madrid al borde del precipicio

1-1. El Atlético perdona, pero deja al Real Madrid al borde del precipicio

Madrid, 7 mar (EFE).- El Atlético de Madrid, que buscaba un triunfo histórico en su visita al Santiago Bernabeu, se conformó con un empate (1-1) que le deja a casi diez años sin conocer la victoria en el campo del eterno rival, al que sin embargo logró frenar en su racha triunfal.

Sin olvidar que la próxima semana se juegan gran parte de la temporada, en la Liga de Campeones -el Madrid tiene que levantar un 0-1 adverso en Liverpool y el Atlético viaja a Oporto con el 2-2 de la ida-, un derbi madrileño siempre invita a estar pendiente del fútbol, especialmente en una jornada que hoy fue primaveral en la capital española. Por eso, se llenó el Bernabeu, con algo más de mil seguidores visitantes.

El Atleti, eufórico tras su último triunfo, ante el Barcelona (4-3), buscaba romper una racha de casi diez años sin salir victorioso del Bernabeu (en octubre de 1999), cuando los colchoneros le dieron la vuelta al gol inicial de Morientes con dos tantos del holandés Jimmy Floyd Hasselbaink y otro de Jose Mari. En 59 visitas, los libros señalaban nueve victorias colchoneras.

Enfrente, los de Juande Ramos aspiraban a encadenar su undécimo triunfo consecutivo, más exultantes aún, si cabe, tras haber recortado ocho puntos en tres partidos y haber reducido a cuatro la ventaja del líder, que hoy sin embargo ganó al Athletic de Bilbao.

La afición rojiblanca, que, como es habitual, intercambió insultos con los Ultras Sur locales -que les mostraron varias pancartas alusivas-, estuvo a punto de disfrutar de la victoria del Milenio, pero al final se conformó con un empate.

Para la afición rojiblanca tres puntos ante el Madrid valen mucho más que su peso en unidades. Más aún, si el partido se juega en casa del eterno rival. Y añadiendo que el único que conocía el sabor del triunfo en el campo de La Castellana era el técnico, Abel Resino.

Lo había logrado en liga en 1987, en el primer derbi del fallecido Jesús Gil (0-4), y 1991 (0-3) y en la final de Copa de 1992 (1-2) -en estos dos últimos siendo compañero de Bernd Schuster, al que Juande relevó en diciembre como técnico del Madrid-.

Abel, que en la víspera anunció que no firmaba el empate que al final fue y que en la citada final le paró un penalti a Míchel, también ganó con el Rayo (1-2, en 1996, forzando la destitución de Jorge Valdano) y al frente del Levante (0-1, en 2007).

Del resto, sólo el argentino Leo Franco (con el Mallorca), Antonio López (con Osasuna) y el francés Sinama Pongolle (con el Recreativo) habían ganado como visitantes al Real. Por eso, el partido de hoy tenía una carga emotiva especial. Elevada a la enésima potencia para el más radical seguidor visitante, para el que sería inadmisible derrotar -una vez más- al principal adversario del rival eterno seis días antes de caer ante éste.

Abel planteó bien su partido y en la primera parte, su equipo fue de menos a más, hasta marcharse al descanso con ventaja de un gol.

Sergio Agüero, que, aparte de ser un fuera de serie en el ámbito deportivo, tiene el honor de ser el padre del "nieto de Dios" jugaba en el Bernabeu su centésimo partido liguero con la rojiblanca. Hay quien dice que los niños llegan con un pan bajo el brazo. Así parece suceder con Benjamín, tras cuyo nacimiento (el 19 de febrero) su papá derroto al Barcelona y estuvo a punto de hacer lo propio con el Madrid, ante el que firmó una brillante actuación personal.

"Kun" dispuso de la primera ocasión clara, en el 36, pero Iker Casillas, el gran capitán de la España campeona de Europa, acertó a rechazar su zambombazo. Sin embargo, fue el '10' atlético el que apenas dos minutos después, habilitó a Diego Forlán, su pareja letal, que marcó el 0-1 -el decimoctavo esta temporada del uruguayo-, que anunciaba visita a la plaza de Neptuno, centro de celebraciones atléticas.

Juande reaccionó, cambió las piezas y retiró a los poco afortunados Heinze y Guti, dando entrada a Salgado e Higuaín, que le sirvió un balón de oro que Huntelaar, que empató.

En fuera de juego. Pero el partido cambió de color, se pasó a unos instantes de dominio blanco y en la mente de muchos apareció la Cibeles, lugar de festejos merengues.

Al Atleti le visitaron de nuevo todos los fantasmas que se le aparecen en este campo. Por unos momentos se temió lo peor, pero aguantó el chaparrón y se volvió arriba, aunque las dos ocasiones del sensacional "Kun" tampoco entraron. Nuevos espíritus en forma de ocasiones perdonadas. Y por si fuera poco otro más: un posible penalti de Ramos sobre él en tiempo de descuento que Fernández Borbalán no señaló. Sí le pitó un fuera de juego en la última acción que sus seguidores no percibieron como tal.

De haber ganado, el Madrid hubiese igualado la racha triunfal que bajo la dirección del legendario Miguel Muñoz logró la 1962-63. El Atleti buscaba la machada, sigue diez años sin ganar, pero al menos frenó la racha del eterno rival.