Comienza el 'Brasileirão' de Ronaldo

  • Río de Janeiro, 7 may (EFE).- Ronaldo, con tres premios FIFA al mejor del mundo a la espalda y una retahíla de trofeos colectivos e individuales, se presenta como la gran atracción del Campeonato Brasileño cuya primera jornada se jugará los próximos sábado y domingo.

Un puñado de equipos busca destronar al tricampeón de Brasil, el Sao Paulo

Un puñado de equipos busca destronar al tricampeón de Brasil, el Sao Paulo

Río de Janeiro, 7 may (EFE).- Ronaldo, con tres premios FIFA al mejor del mundo a la espalda y una retahíla de trofeos colectivos e individuales, se presenta como la gran atracción del Campeonato Brasileño cuya primera jornada se jugará los próximos sábado y domingo.

La de 2009 no será la primera liga brasileña que juegue el ariete, puesto que ya participó en 1993 con el Cruzeiro, pero aquel Ronaldo, a pesar de ser más rápido y habilidoso, no tenía todavía la inteligencia y el bagaje de ahora, y, ni mucho menos, el respeto de los rivales al mayor goleador de la historia de los mundiales.

Desde que firmó con el Corinthians el pasado diciembre, el 'Fenómeno' ha acaparado las portadas en todos los medios brasileños, primero por la gran expectativa ante su regreso y recuperación, después de una lesión que le postró un año entero, y luego por su brillante desempeño en la cancha.

Ha jugado trece partidos y ha anotado diez goles, algunos de gran belleza y dificultad técnica y la mitad de ellos, ante adversarios directos, equipos del nivel del Palmeiras y el Sao Paulo, candidatos al título brasileño, y el Santos, al que derrotó en la final del Campeonato Paulista.

Precisamente, el primero de su cuenta lo marcó ante el Palmeiras, cuando el partido agonizaba y su equipo iba perdiendo. Ronaldo empató y se dejó llevar por un arrebato de alegría, para celebrarlo con los aficionados del Corinthians, que derribaron una valla.

En el partido de ida de la final del Paulista, Ronaldo marcó dos auténticos golazos que hicieron recordar sus mejores tiempos y le han valido el trofeo al mejor jugador del torneo, una copa más para sus vitrinas personales, que le ha servido para reivindicarse ante el seleccionador Carlos Caetano Bledorn Verri 'Dunga'.

En el primero, realizó un control de ensueño. Amortiguó con el empeine un balón bombeado que llegaba con mucha fuerza para, a continuación, fusilar por debajo al portero rival.

En el segundo, aún más bonito, regateó a un defensa con un cambio de ritmo y después picó la pelota, superando por encima al portero que estaba adelantado, para dejarla mansamente en las redes.

Esos goles contribuyeron al 1-3 en casa del Santos, que le permitió al Corinthians reservar fuerzas en la vuelta, en su casa, donde solo necesitó un empate, que consiguió 1-1, para llevarse el primer título de la temporada, con el honor añadido de no haber cedido una derrota en toda la competición, algo que el club no conseguía desde hacía 71 años.

El 'gordo' tiene 32 años y las rodillas llenas de costurones por las numerosas lesiones que le apartaron de las canchas casi un año y medio, cuando vestía la camiseta del Inter de Milán, y luego un año, cuando se tuvo que despedir del vecino 'rossonero'.

Pero ha demostrado que en calidad y visión técnica supera a prácticamente todos los jugadores de la liga brasileña. No sólo tiene habilidad para superar a los defensas sino que sabe leer la jugada mejor que ellos, por lo que puede suplir con inteligencia su falta de movilidad.

Sin embargo, todavía conserva la explosión, esa capacidad para arrancar a máxima velocidad y superar a delanteros mucho más jóvenes en carreras cortas.

Eso sí, el fondo físico no es el de antes, por lo que el ex jugador del Real Madrid y el FC Barcelona suele esperar quieto, administra las fuerzas, y da un fogonazo solo cuando es necesario.

Con todas esas capacidades, y si le respetan las lesiones, tiene todas las opciones para convertirse en uno de los artilleros de la liga y ayudar a su equipo, recién ascendido, a luchar por el título y a regresar a la Copa Libertadores.