Contador se da "unas buenas palizas" en su entrenamiento en los Alpes

  • Madrid, 30 may (EFE).- El ciclista español Alberto Contador ha concluido su trabajo de entrenamiento durante cinco días en Los Alpes y asegura que se ha dado "unas buenas palizas" recorriendo cinco etapas del Tour de Francia.

Contador se da "unas buenas palizas" en su entrenamiento en los Alpes

Contador se da "unas buenas palizas" en su entrenamiento en los Alpes

Madrid, 30 may (EFE).- El ciclista español Alberto Contador ha concluido su trabajo de entrenamiento durante cinco días en Los Alpes y asegura que se ha dado "unas buenas palizas" recorriendo cinco etapas del Tour de Francia.

Contador ha completado una tercera semana de intensos entrenamientos, iniciados con una concentración en los Pirineos, otra en Almería y, finalmente, ésta en los Alpes, antes de su retorno a la competición, el próximo 7 de junio, en la Dauphiné Libéré.

"Estoy haciendo un buen trabajo de base pensando en el Tour", dijo el líder del Astana. "Me estoy dando unas buenas palizas, así que la próxima semana aprovecharé para recuperar un poco, porque el domingo empiezo otra vez con la competición".

Contador ofreció sus impresiones sobre los puertos: "Empecé por el final en alto de Suiza, en Verbier, que es inédito. Me ha parecido un final duro, pero no sé hasta qué punto permitirá hacer diferencias entre los favoritos, no sé si tiene suficiente dureza, aunque no me va mal".

"Luego vimos las subidas del Grand y el Petit Saint Bernard, una etapa que ya será en la tercera semana, después del segundo día de descanso y en la que las fuerzas estarán muy justas. Será una jornada de desgaste, aunque depende de cómo vaya la general y de que haya gente valiente que quiera mover la carrera, porque la altitud también pasará factura y estaremos pensando en los días siguientes".

A continuación visitó la etapa reina, "la del Grand Bornand, pues aunque no es muy larga, de sólo 169 km, tiene 5 puertos bastante duros, empezando por el Cormet de Roselend, que se sube de salida, y terminando por los cols de Romme y la Colombiere, que son dos en uno y tras los que quedan sólo 15 kilómetros a meta. Aquí también puede haber diferencias".

"Por último, hemos visto la última contra reloj, en Annecy, de 40 km. El recorrido es bastante llano y no hay curvas complicadas. Lo único destacable es un repecho de 3 kilómetros en el km 25, después del cual el terreno es favorable. A pesar de todo será una contra reloj difícil, porque el día anterior habrá sido la etapa reina y las fuerzas pueden estar bastante justas. Al Mont Ventoux no he ido porque ya lo conozco y, además, lo subiré ahora en competición".

Con respecto a la Dauphiné, espera "no sufrir en exceso" y pretende "coger ritmo de competición".

"Esta carrera es como un 'mini Tour' que exige un gran esfuerzo tanto si vas a disputar como si no. Haré algún test para comprobar mi estado de forma, pero en absoluto disputaré la general, porque eso entraña un desgaste que puedo acusar en el Tour, como ya les ha ocurrido otros corredores", explicó.

Contador reconoció que la situación del Astana es "delicada" pero prefiere ocuparse de los suyo. "Tengo gente que se ocupa de llevar mis asuntos. Ahora quiero seguir trabajando y prepararme lo mejor posible para el Tour. Hay que esperar a ver qué sucede cuando termine el Giro, pero estoy muy tranquilo y confío en que el problema se solucione".