Crisis del Tacuarembó se saldó con licencia del presidente e ida de Navarro

  • Montevideo, 30 abr (EFE).- La crisis que afectó al Tacuarembó de la Primera división del fútbol uruguayo y enfrentó a los directivos con la plantilla, se saldó con la marcha de su capitán, el portero colombiano-argentino Fernando Navarro Montoya, la licencia del presidente, Daniel Albernaz, y la renuncia del técnico, Jorge Goncálvez.

Crisis del Tacuarembó se saldó con licencia del presidente e ida de Navarro

Crisis del Tacuarembó se saldó con licencia del presidente e ida de Navarro

Montevideo, 30 abr (EFE).- La crisis que afectó al Tacuarembó de la Primera división del fútbol uruguayo y enfrentó a los directivos con la plantilla, se saldó con la marcha de su capitán, el portero colombiano-argentino Fernando Navarro Montoya, la licencia del presidente, Daniel Albernaz, y la renuncia del técnico, Jorge Goncálvez.

A la solución se llegó tras dos semanas de enfrentamiento y luego de una frustrada mediación de representantes de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) y de la Mutual Uruguaya de Futbolista Profesionales.

La intervención de Wilson Ezquerra, intendente (alcalde) de Tacuarembó, el departamento más grande del Uruguay a 400 kilómetros de Montevideo, y ex presidente de la institución, fue clave para llegar a una solución.

Los futbolistas no sufrirán sanciones económicas y a la brevedad se intentará saldar las deudas, a cuatro que compartían vivienda con los juveniles de la institución se les alquilará un departamento y se reparará la casa en donde viven los juveniles.

Además, Albernaz fue obligado a solicitar licencia hasta el 31 de mayo como forma de "calmar las aguas en la interna" y el vicepresidente, Jorge Alonso, se hizo cargo de la presidencia.

El Tacuarembó resultó de la fusión de ocho equipos menores del departamento, y al menos cuatro de ellos pretenden que Albernaz no regrese a la presidencia del club, disconformes por la forma en como ejerce el poder.

El enfrentamiento entre el experimentado Navarro Montoya, de 43 años y que se incorporó a comienzos de año al Tacuarembó con la misión de tratar de colaborar a salvar al equipo de la pérdida de categoría, desnudó una situación complicada en la interna de la institución.

Hace dos semanas el portero reclamó a Albernaz por el retraso en el pago de los salarios de la plantilla, la charla fue subiendo de tono, aparentemente el presidente recriminó a Navarro Montoya por su supuesto bajo nivel y el de todo el equipo y recibió como respuesta un golpe de puño.

La directiva del Tacuarembó decidió rescindir unilateralmente el contrato del portero y se lo comunicó en un telegrama.

La plantilla respaldó a su capitán, aceptó una posible sanción económica, pero no su salida del equipo.

Durante una semana los futbolistas se declararon en huelga, no se entrenaron en las instalaciones del club y jugaron "bajo protesta y por respeto a los seguidores" el pasado fin de semana en la novena jornada del torneo Clausura cuando perdieron por 2-3 frente al Montevideo Wanderers.

En medio del enfrentamiento trascendió que Navarro Montoya, como capitán, logró varias mejoras en las condiciones de trabajo para la plantilla.

Simultáneamente, unas cien personas se manifestaron por el centro de Tacuarembó para respaldar a los futbolistas y al grito de "se va a acabar, se va a acabar la dictadura de Albernaz".

Debido a la situación de enfrentamiento el técnico Jorge Goncálvez, que llegó al club dos semanas antes de que se iniciara la crisis y tras los malos resultados previos, renunció y regresó a Montevideo.

El gerente deportivo de la institución, Carlos Manta, antes técnico, intentará convencer a Goncálvez para que regrese al club, algo que parece difícil.

El próximo fin de semana la plantilla será dirigida por Guillermo Almada, técnico de las divisiones juveniles.

El Tacuarembó recibirá el domingo al Central Español, rival directo por zafar a la pérdida de categoría, en la décima jornada del torneo Clausura.