(Crónica) El Atlético de Madrid cae con estrépito en Santander (5-1) y se aleja de la pugna europea

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

El Atlético de Madrid sucumbió en Santander ante el Racing (5-1) y firmó un nuevo capítulo con tintes dramáticos, quedando al aire las deficiencias de su defensa y, sobre todo, alejándose de la pelea europea, en la que se ha visto superado por Villarreal, que ganó hoy (2-1) al Recre, y Málaga, que ganó ayer a Osasuna.

Los de Abel Resino, sin apenas resistencia, dejaron clara su condición de irregularidad y en el primer cuarto de hora ya habían 'tirado' el encuentro. El Atleti, que es séptimo y tiene los mismos puntos que el Deportivo --octavo--, pone fin a su buena racha de dos victorias consecutivas y da ventaja al resto de sus rivales para hacerse con un sitio en la parrilla de la 'Champions'.

El conjunto rojiblanco, en un nuevo alarde de falta de calidad, volvió a encomendarse a la pareja 'Kun-Forlán', con Sinama Pongolle como novedad. Sin embargo, los planes de Abel se fueron al traste con los dos goles iniciales. Primero Cristian, tras un rechace en el larguero, y después Garay, sentenciando de cabeza tras un centro del gran Munitis.

Antes del descanso, los de López Muñiz machacaron el alma colchonero con una jugada esperpéntica en la que Tchité se deshizo de Antonio López, de Ujfalusi de una forma digna del cine y no del fútbol, y de Leo Franco por debajo de las piernas. El 3-0 al borde del descanso dejó el choque muerto, sin la posible reacción atlética.

Sin embargo, los de la ribera del Manzanares intentaron maquillar la desazón con un penalti de Forlán, que ya lleva 22 goles en Liga, algo que no frenó la efervescencia montañesa, que aún tenía tiempo para dos goles más. Munitis llevó el cuarto y Zigic, con un remate de rodillas, hizo el delirio en El Sardinero, que ve a su equipo coger aire de cara a la salvación.

EL VILLARREAL SE REENCUENTRA CON LA VICTORIA.

Por su parte, el Villarreal puso fin a su negativa racha de cinco encuentros sin conocer la victoria --dos de 'Champions' y tres ligueros-- y lo hizo a costa (2-1) de un Recreativo de Huelva valiente, que se adelantó en el marcador gracias a un barullo en el área chica.

Los andaluces, que van agotando sus opciones, llevaron el mando del partido gracias al buen hacer de Camuñas, autor del único gol del 'Decano' al minuto de partido. Esto obligó al 'submarino amarillo' --que ya está a tres de la 'Champions'-- a tirar de su repertorio y ése llevaba el nombre de Llorente.

El ariete de los castellonenses aprovechó un balón a la espalda de la defensa albiazul para marcar de preciosa vaselina a los 40 minutos. Un tanto que calmó los ánimos y puso paz en la grada del Madrigal, impaciente por tanto tropiezo y por lo bien acostumbrada debido a lo vivido las últimas campañas.

Pero, para suerte de los de Manuel Pellegrini, Cani inventó un recorte magistral dentro del área de castigo para elevar por encima de Riesgo y anotar el segundo, el de la victoria. Un gol fantasma que tardó en ser concedido y que Morris sacó bajo palos. Así, los de Alcaraz caen a la penúltima plaza por culpa del triunfo españolista en tierras asturianas.

EL ESPANYOL GANA EN GIJÓN.

El equipo perico se impuso por 0-3 al Sporting de Gijón, que acumula cinco derrotas consecutivas y que a mirar muy de cerca a los puestos de descenso. Los rojiblancos, a un punto del antepenúltimo lugar, se toparon con un resucitado Espanyol, que es precisamente el equipo que marca el límite entre Primera y Segunda.

Los goles de Nené, Román Martínez y Callejón sirvieron para sumar su segundo partido como victoria tras su triunfo ante el Racing del pasado fin de semana. Algo que los barceloneses no hacían desde las dos jornadas iniciales del campeonato. La reacción Pochettino parece haber llegado.

Por último, el Mallorca se encomendó a Alhassane Keita para ganar por 2-0 al Valladolid, que no termina de certificar su presencia en Primera para la próxima temporada. Los bermellones, que estamparon el balón en el larguero en un par de ocasiones, recibieron justo premio para apretar mucho más la lucha por la salvación. Ahora, los de Manzano adquieren siete puntos de margen.