Diego López asegura que en su infancia dudó entre "ser portero o delantero"

  • Las Rozas (Madrid), 29 mar (EFE).- Diego López (Paradela -Lugo-, 3-11-1981) es novedad de una selección, la española, instalada en el éxito. La humildad en persona, fiel a sus orígenes, a una infancia que marca su personalidad, cuando dudaba "entre ser portero o delantero".

Diego López asegura que en su infancia dudó entre "ser portero o delantero"

Diego López asegura que en su infancia dudó entre "ser portero o delantero"

Las Rozas (Madrid), 29 mar (EFE).- Diego López (Paradela -Lugo-, 3-11-1981) es novedad de una selección, la española, instalada en el éxito. La humildad en persona, fiel a sus orígenes, a una infancia que marca su personalidad, cuando dudaba "entre ser portero o delantero".

Diego atiende sin prisa a Efe en La Ciudad del Fútbol de Las Rozas. Vive un sueño llegando a la selección y lo saborea en cada instante. Soñaba con ser goleador, pero tras crecer en la cantera del Real Madrid, se encarga de parar en el Villarreal. Está en la agenda de los grandes. El Manchester United le quiere como sustituto de su admirado Van der Sar.

Pregunta: Entro a matar. Sin capotazos. ¿En qué punto se encuentran las negociaciones con el Manchester United?.

Respuesta: Está todo cerrado ya (risas). No hombre. Aunque está bien que hablen de grandes equipos, no miro al año que viene.

P: Vamos con el capote entonces. Es novedad en la selección campeona de Europa. Imagino que un momento señalado de su carrera.

R: Seguro. Me llega todo junto. Estoy en mi mejor momento como portero del Villarreal y la llamada demuestra que el seleccionador confía en mi, porque el fútbol español tiene grandes porteros y es complicado entrar en la 'roja'.

P: ¿Retrocede a su infancia para valorar aún más este momento?.

R: Cuando pienso en mi infancia, doy más importancia a todo lo que me va pasando según me voy haciendo mayor. Jugando en el pueblo, con amigos, ni en mis mejores sueños podría llegar a imaginar esto.

P: Ahora ya es toda una celebridad de Paradela.

R: Imagínate, en un pueblo de 300 personas. En mi época, éramos diez o doce chavales de la misma edad, con una vida tranquila, de familia humilde. Nadie se puede explicar cómo pude salir de un pueblo escondido de Lugo y llegar hasta donde estoy.

P: Mantiene intacta su humildad. ¿Cuánta culpa tiene la familia?.

R: Toda. Mi familia es gente humilde, trabajadora, que nació en aldeas y ha sufrido para obtener lo poco o mucho que tiene, según se mire. Es la base de una persona. Tener unos principios, una educación y sobre todo, humildad. La vida te pone en tu sitio y con buenos principios caminas mejor.

P: ¿Cómo fue el día en el que decidió que sería portero?.

R: Ésa es buena. Me animaron a hacer la prueba en el Lugo unos amigos. Cuando fui, no sabía si ir de portero o jugador de campo. En el colegio jugaba al fútbol sala de delantero (risas). Un amigo me dijo que el portero que había no era muy bueno y probé ahí. Me tiraba jugar adelante, pero al final salió lo que llevaba dentro.

P: ¿Qué personas han sido claves en su carrera?.

R: La primera Ismael Fernández que se fijó en mí. Era un ojeador del Real Madrid que me llevó con 18 años a probarme al Real Madrid C. Fue donde conoció a Manolo Amieiro, la persona que más me ayudó, quien me hizo progresar y del que aprendí todo.

P: Integró una generación repleta de calidad. Desde la 'Quinta del Buitre' no había una generación tan prolífica.

R: El año del ascenso, se juntaron grandes jugadores que ahora están en equipos importantes. Va a ser difícil que se junten otra vez tantos buenos jugadores. Gracias a ellos subí al primer equipo.

P: Llegaba el sueño de jugar en el equipo de su corazón.

R: Sí y tuve dos etapas. El primer año, cuando sabía que no iba a jugar pero me daba igual. Aprendí muchísimo en un gran equipo. Y el segundo año, cuando empecé a aburrirme de no jugar. Me entrené más que nadie, trabajé para mí, sabiendo que todo ese trabajo se vería reflejado cuando tuviese la oportunidad de jugar.

P: ¿Cuesta ver que fuera del Real Madrid hay vida?.

R: Lo importante es ver que un gran club como Real Madrid y o como el Barcelona no lo son todo. Hay cabida para pocos jugadores y en un puesto tan específico como el mío, todavía más. Decidí salir, como hizo Pepe Reina. Ahora estamos en la selección. Los canteranos deben aprender en un gran club pero no tener miedo a salir.

P: ¿Qué aprendió con Iker?. Quien por cierto le frenó en el Real Madrid y ahora volverá a 'sufrirlo' en la selección.

R: Muchas cosas. Su humildad, su sencillez, su manera de afrontar situaciones complicadas en las que se maneja muy bien. Ojalá hubiese nacido antes o después de Iker. No me puedo quejar. Es evidente que me habría gustado jugar en el Real Madrid pero soy un afortunado.

P: ¿Qué portero ha sido su referencia?.

R: De jovencito Buyo. Jugaba en el Real Madrid, en mi equipo. Luego Illgner y Van der Sar, aunque me fijo en todos para aprender.

P: ¿Le sorprendió el alto precio que pagó el Villarreal por su traspaso (6 millones de euros).

R: Bastante, pero me vino bien para darme cuenta de que estaba valorado. Algo debía tener para que un equipo pagase esa cantidad.

P: Dígame imágenes que tiene grabadas en su memoria.

R: Mi primera convocatoria con el Madrid cuando salté a calentar a Iker. Lo viví más que mi debut. Pisar el Bernabéu. Daban ganas de tumbarse en el césped y disfrutar del estadio. Con el Villarreal, un penalti que paré a Leo Messi. El encuentro del Calderón.

P: ¿Cómo recibió la llamada de Del Bosque?.

R: Para mí, es un mérito muy grande porque nunca la selección tuvo tantos y tan buenos porteros como ahora. Debo todo al Villarreal, a Pellegrini y a mis compañeros. Me encantaría volver a la selección como tercer portero. Es mi primer objetivo junto a conseguir el pase a semifinales y puesto de Champions en Liga con el Villarreal.

P: ¿Qué aporta diferente a la selección?.

R: Soy un portero atípico, con un estilo totalmente distinto al de Iker, más parecido al de Pepe pero con algunas diferencias. En el fútbol europeo me puedo parecer a porteros italianos. Me falta experiencia por coger pero el seleccionador ha valorado el momento bueno en el que estoy.

P: Se baten récords pero Del Bosque avisa de que la derrota puede llegar en cualquier momento.

R: Es verdad. También lo dice Guardiola con el Barcelona, al que vemos invencible pero ha perdido. España también perderá y nos saldrán partidos malos aunque, a día de hoy, es difícil que una selección nos gane por calidad, ilusión y ganas.

P: Se acerca la retirada de Van der Sar. ¿Sería un honor tomar el relevo en el Manchester o no le atrae el fútbol inglés?.

R: Es uno de los porteros que más me ha gustado siempre. Está demostrando con 38 años su gran nivel. Ha batido el récord de imbatibilidad de Abel. Sí me atrae el fútbol inglés. Para mí, es la mejor liga del mundo, pero en este momento el Villarreal está por encima de todo, no olvido a quien apostó por mi hace dos años.

P: Su salida podría ser similar a la del Real Madrid.

R: Está claro que si algún día me tengo que ir, deben salir beneficiadas las dos partes. El Villarreal por el traspaso y yo por ir a un grande como el Manchester. Ahora no quiero saber nada. Lo dejo a los clubes y a mi agente. Sólo pienso en mi club, porque nos jugamos muchísimo en dos meses vitales.