Diez partidos de sanción para el madridista Pepe

MADRID (Reuters) - El defensa del Real Madrid Pepe ha sido sancionado con 10 partidos después de ser expulsado tras agredir a dos contrarios e insultar a los árbitros esta semana en el partido que su equipo ganó 3-2 al Getafe en el Bernabéu.

El internacional portugués se perderá los seis partidos de Liga que le quedan esta temporada al Madrid, incluyendo el de la semana que viene en Madrid frente al Barcelona, actual líder, tras la decisión del Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol.

En el partido del martes, cuando el marcador iba 2-2 y quedaban tres minutos en el estadio Santiago Bernabéu, Pepe empujó a Francisco Casquero y el árbitro pitó un penalti.

El central dio entonces una patada a Casquero en el suelo y con una segunda le clavó los tacos en la espalda del centrocampista. En la posterior pelea, golpeó en la cara a otro jugador del Getafe, Juan Albín.

El jugador vio la tarjeta roja tras haber recibido otra amarilla en el encuentro y al salir del campo le dijo 'Sois todos unos hijos de puta' al cuarto árbitro, según el acta.

También violó las normas al volver al campo a celebrar el gol de la victoria del argentino Gonzalo Higuaín con sus compañeros.

"Se le ha impuesto un primer partido por frustrar una ocasión de gol con una falta, cuatro partidos por agresión a un jugador, otros cuatro por agresión a otro jugador y otro más por expresiones injuriosas hacia el equipo arbitral", explicó el presidente del Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol (RFEF), Alfredo Flórez, en declaraciones a Radio Nacional.

El Madrid señaló en su página web (www.realmadrid.com) que el comité había decidido también rescindir la tarjeta amarilla del delantero Gonzalo Higuaín por tirarse en el área, de modo que el argentino podrá jugar el partido del domingo frente al Sevilla, tercero de la tabla.

Tampoco se ha impuesto ningún castigo a Marcelo, que sacó la lengua y realizó otros gestos de burla al equipo contrario, porque tales infracciones no constan en el acta arbitral.

"El árbitro no describe ningún hecho reprochable", indicó Flórez.

Pepe se ha disculpado por sus acciones y ha dicho que no es un jugador violento y que está pensando en dejar el fútbol.

"No tengo ganas de volver a jugar al fútbol", dijo al diario Marca. "No me reconozco en ese momento. Perdí el control durante unos minutos".

"Si no veo que no tengo forma de volver a jugar al fútbol, me dedicaré a otra cosa", añadió.

Sin embargo, ha sido ampliamente criticado. El presidente del Getafe, Ángel Torres, fue citado diciendo el viernes que el Madrid debería romper el contrato con el portugués.

"La actitud de Pepe no es perdonable", se le citó en el diario Marca. "Con actitudes como las que vimos el martes se genera violencia entre los niños y en los propios campos", afirmó.