El Arsenal desnivela la balanza en el primer asalto

El Arsenal desnivela la balanza en el primer asalto

El Arsenal desnivela la balanza en el primer asalto

VILLARREAL, 7 (EUROPA PRESS)

El Villarreal y el Arsenal empataron a uno (1-1) en el partido de ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones, que hoy se disputó en el estadio de El Madrigal, con un primer gol del hispanobrasileño Marcos Senna para los locales que neutralizó Adebayor en la segunda parte.

La igualada le da una ligera ventaja al conjunto inglés para el partido de vuelta que se jugará el próximo miércoles en el Emirates Stadium. El choque de esta noche tuvo una parte para cada equipo. La primera fue para un Villarreal bien plantado en el terreno de juego, mientras que la segunda tuvo el color rojo de los londinenses.

De todas formas, los de Pellegrini tiraron de orgullo en el último tramo del choque con un arreón que no tuvo premio. Ahora están obligados a marcar la vuelta.

La propuesta futbolística de ambos equipos se vio claramente desde el pitido inicial, pues a los 40 segundos el conjunto local ya había intentado un lanzamiento a puerta, mientras que el bloque londinense tiró la línea defensiva muy arriba con la finalidad de ahogar la salida del Villarreal. Se presagiaba un partido de fútbol total con más interés por atacar que por defender.

El equipo de Pellegrini sacó tajada de un arranque eléctrico y a los cuatro minutos la defensa visitante ya se tuvo que emplear a fondo para sacar un balón bajo los palos, en un jugada en la que Almunia se llevó un golpe en la rodilla.

El Villarreal acosó a los 'gunners' hasta tal punto que Senna, que reapareció tras perderse el partido de Liga por lesión, le robó el cañón a sus contricantes para sacarse un zapatazo desde 30 metros ante el que nada pudo hacer Almunia en el minuto 10.

Con el 1-0 en el marcador, el Arsenal siguió jugando a lo mismo tratando de llegar a base de toques y todos ellos pasaban por Fábregas, mientras que el Villarreal dio un paso atrás y se dejó ganar terreno de forma consciente. La intención no era otra que aprovechar la velocidad de Rossi e Ibagaza.

Los de Wenger ejercieron un dominio falso durante un cuarto de hora porque en tan sólo dos momentos inquietaron la seguridad del portero Diego López. Adebayor llegó a desquiciarse ante el marcaje de Godín y Gonzalo Rodríguez, y tanto fue así que al final fue amonestado por la reiteración de faltas.

LAS LESIONES SE CEBAN CON EL ARSENAL.

La mala suerte se cebó con los ingleses porque a la media hora vieron como Almunia se tenía que marchar lesionado, mientras que al filo de descanso fue el defensa central Gallas el que también se tuvo que retirar por lesión. Wenger le dio la responsabilidad de la portería al polaco Fabianski, de 23 años, que tan sólo ha jugado esta temporada un partido en la Premier y otro en la 'Champions'.

El Arsenal tomó el mando tras la reanudación y llegó con excesiva facilidad al área amarilla. Los locales no acertaron a cortar el juego porque Eguren prácticamente se incrustró entre los centrales y Senna no era suficiente para detener las llegadas del equipo inglés.

El encuentro estaba excesivamente abierto y tanto dominio del Arsenal tuvo recompensa en el minuto 66. La sociedad Fábregas-Adebayor le dio el tanto del empate, como hizo en los dos goles contra el Manchester City el pasado sábado. El catalán metió un balón en profundidad que llegó al pecho del delantero, que con una media chilena batió a Diego López.

Con la igualada el Arsenal cotizaba al alza, mientras que el Villarreal a andaba perdido por el campo. Ante la avalancha de juego, Pellegrini optó por retirar a Llorente y dar entrada a Pires con la intención de tener el balón. Encefalograma plano.

La grada tiró del equipo y a falta de diez minutos despertó del letargo, también porque el Arsenal notó el cansancio de tanto dominio. El Villarreal revivió demasiado tarde y tendrá que viajar a Londres obligado a marcar si quiere estar en las semifinales.