El Barcelona pasa por encima del Bayern, con una primera mitad extraordinaria, y encarrila la eliminatoria

El Barcelona pasa por encima del Bayern, con una primera mitad extraordinaria, y encarrila la eliminatoria

El Barcelona pasa por encima del Bayern, con una primera mitad extraordinaria, y encarrila la eliminatoria

BARCELONA, 8 (EUROPA PRESS)

El FC Barcelona casi sentenció hoy los cuartos de final ante el Bayern de Múnich con una goleada (4-0) firmada en una primera parte perfecta, que luego se encargó de controlar en el segundo periodo, ante un conjunto bávaro que pudo notar las numerosas ausencias en su línea defensiva, pero que en ataque no demostró para nada su potencial.

El Barça arrolló al Bayern de Múnich en una primera mitad en la que sólo los azulgrana parecieron salir al terreno de juego. Con un control absoluto del juego y del balón, movieron al rival a su antojo, amarrando el balón con tranquilidad para acelerar el ritmo a placer, y así abrieron el cerrojo alemán, bien posicionado hasta el primer gol.

Y es que el Bayern sólo se acercó una vez, y sin peligro, al marco defendido por un Valdés que fue un espectador de lujo. El Barcelona, transformado de nuevo en máquina apisonadora, pasó por encima de los bávaros de los pies de sus tres delanteros, que firmaron un primer tiempo de libro, pues de ellos salieron los cuatro goles y las respectivas asistencias. Hoy, con Xavi e Iniesta en el centro, los balones llegaban en perfectas ocasiones a las bandas blaugrana para que Messi, Eto'o y Henry, más generosos que nunca, se 'regalaran' los goles.

Como pidió Guardiola, quien por cierto fue expulsado por protestar una injusta amarilla a Messi por supuesta simulación de penalti, el Barça salió a atacar. Así, en el minuto 12 el marcador ya contemplaba un 2-0 que, al descanso, era ya de 4-0. Tras una primera acción fallida de Henry, Messi abrió la lata a pase de Eto'o y, cuatro minutos después, se cambiaron las tornas para que el argentino asistiera al camerunés, que coló el balón entre las piernas de Butt.

Solo Ribery lo intentaba en el Bayern, pero Alves y Márquez le hicieron un buen marcaje y anularon cualquier opción para el francés. Además, los blaugrana no aflojaron y encarrilaron buenas jugadas de ataque hasta que, en el 36, llegó el tercer gol, segundo de Messi, a pase de Henry. El astro argentino recogió, tirándose al césped, una gran jugada del francés con autopase incluido.

El buen trabajo del francés tuvo su premio a tres minutos del final. Ahora sí, la tercera punta del tridente ofensivo blaugrana se sumó de pleno a la fiesta, al festival, de los catalanes sobre el conjunto bávaro. Además, el gol del francés, que colocó el balón con calidad y suavidad con un chut de primeras, culminó una larga y elaborada jugada de los locales, que hicieron un rondo con los alemanes.

Tal era la impotencia de los alemanes que una ocasión que tuvieron la desaprovecharon. Franck Ribéry, ya en el 45, tuvo una buena jugada pero disparó suave y demasiado cruzado. Con este bagaje ofensivo, el Bayern no se pareció en nada al que le endosó un 12-1 en el global de la eliminatoria al Sporting de Portugal en los octavos de final.

CONTROL BLAUGRANA HASTA EL FINAL

Tras el descanso, el ritmo de juego bajó aunque la tónica fue la misma, dominio total de los blaugrana. Con la falta de ritmo, también disminuyeron las ocasiones de gol. No obstante, el Barça no renunciaba a ellas y, de hecho, Butt salvó con una fantástica parada el posible quinto gol y tercero de la 'Pulga', con un disparo lejano.

En el minuto 70 se vio la primera gran ocasión visitante, que el capitán Puyol solucionó de tajo. Tras un buen pase al interior del área que habilitó un mano a mano de Zé Roberto con Valdés, Puyol llegó como un rayo para lanzarse al suelo y desviar a córner el disparo del brasileño. Como respuesta, más control del balón por parte de los azulgrana y una gran ocasión de Iniesta.

El manchego, como extremo izquierdo con la entrada de Keita por Henry, dio otra lección de fútbol y a punto estuvo de marcar. Tras una gran jugada por la banda izquierda, en la que cada partido se encuentra más cómodo, disparó alto por encima de Butt. El quinto pudo llegar, pero la mala fortuna lo evitó.