El Betis se juega en la última jornada la permanencia

  • Sevilla, 24 mar (EFE).- El Betis se ha complicado el campeonato liguero y deberá jugarse en la última jornada la permanencia tras empatar con el Málaga, por lo que está obligado a ganar al Valladolid la próxima semana.

Sevilla, 24 mar (EFE).- El Betis se ha complicado el campeonato liguero y deberá jugarse en la última jornada la permanencia tras empatar con el Málaga, por lo que está obligado a ganar al Valladolid la próxima semana.

El empate ha sido un resultado inútil para la salvación bética y para el sueño europeo blanquiazul, junto con las victorias del Getafe frente al Numancia (1-0), el Osasuna con el Barcelona (0-1) y el Sporting de Gijón ante el Valladolid (1-2).

Esto se ha unido a la racha de irregulares resultados ha llevado al equipo sevillano a dejar los deberes para última hora y a sufrir literalmente hasta el final en un choque a cara de perro con unos pucelanos aún no salvados.

El conjunto verdiblanco desperdició un triunfo que tenía asegurado con el gol de Edu desde final del primer tiempo al recibir en los últimos diez minutos del choque un tanto del malaguista Luque con el que se ha complicado la vida muy en serio quedándose a un punto del descenso, con 41 puntos y por debajo del Valladolid, con 42.

Además el equipo sevillano dependerá en exceso de lo que hagan el Getafe, el Osasuna y el Sporting, ante lo apretadísimo de la clasificación, ya que navarros y astures tienen 40 puntos y los getafenses, 41.

El encuentro del Betis y el Valladolid es el único partido en el que ambos rivales se juegan la vida en Primera División, ya que el equipo navarro recibirá al Real Madrid, estable como segundo; el asturiano se mide en El Molinón a un ya descendido Recreativo, y el Getafe jugará en El Sardinero de un Racing de Santander que está salvado y en la zona media.

Andaluces y castellano leoneses están obligados a ganar ya que un empate obliga a ver otros resultados y a hacer cálculos con las diferencias de goles, y una derrota complicaría las cosas hasta el extremo de obligar a ganar al Recreativo y al Real Madrid para que el Betis se salvase.

La salvación en las últimas jornadas del campeonato se ha convertido en una mala costumbre de los últimos años y lejano empieza a quedar en el tiempo, el Betis de 2004-05, en la que tras su gran campaña que ganó la Copa del Rey y quedó cuarto en el campeonato liguero.

Ante esta situación y ante el peligro de ser el inquilino de la tercera plaza del Infierno, los verdiblancos afrontan una dura semana en la que además ven cómo su "eterno rival", el Sevilla ha asegurado su tercera plaza cumpliendo su objetivo europeo y con un "relajado" final de liga ante un Numancia descendido.