El Botafogo bate al Vasco y es el primer finalista de la Copa Río

  • Río de Janeiro, 11 abr (EFE).- El Botafogo goleó hoy por 4-0 al Vasco da Gama y avanzó a la final de la Copa Río, que disputará el próximo día 19 contra el ganador del partido que mañana jugarán el Flamengo y el Fluminense.

El Botafogo bate al Vasco y es el primer finalista de la Copa Río

El Botafogo bate al Vasco y es el primer finalista de la Copa Río

Río de Janeiro, 11 abr (EFE).- El Botafogo goleó hoy por 4-0 al Vasco da Gama y avanzó a la final de la Copa Río, que disputará el próximo día 19 contra el ganador del partido que mañana jugarán el Flamengo y el Fluminense.

El primer finalista de la Copa Río se impuso hoy con goles de Maicosuel (2), Thiaguinho y Gabriel, que devolvieron al Vasco da Gama al infierno deportivo en que cayó el año pasado, cuando por primera vez en su historia fue rebajado a la segunda división nacional, en la que jugará esta temporada.

El Botafogo, por su parte, ratificó su papel de favorito a ganar la Copa Río, como se llama a la segunda fase del campeonato carioca, tras haber conquistado el primer tramo del torneo, conocido como Copa Guanabara.

El segundo finalista saldrá del clásico "Fla-Flu", uno de los más importantes del fútbol brasileño, que se jugará mañana en el estadio Maracaná.

En caso de que el Botafogo conquiste también la Copa Río, será consagrado automáticamente como campeón carioca, pero si pierde esa final deberá jugar otro encuentro ante el mismo rival para definir el título regional de este año.

En São Paulo, hoy también se disputó el primer partido de las semifinales del campeonato regional, que a diferencia de Río de Janeiro son definidas en partidos de ida y vuelta.

El Santos, con un gol de Kléber Pereira y otro del juvenil Neymar, derrotó por 2-1 al Palmeiras, que descontó a través de Keirrison. Ambos rivales volverán a encontrarse el próximo fin de semana, para el partido de vuelta.

En la otra semifinal paulista, el São Paulo visitará mañana al Corinthians de Ronaldo en el estadio Pacaembú, que promete un lleno de casi 60.000 espectadores ansiosos por ver en acción al máximo goleador de la historia de los mundiales de fútbol.