El "caso Navarro Montoya" provoca crisis y revolución en el uruguayo Tacuarembó

  • Montevideo, 24 abr (EFE).- El enfrentamiento entre el portero colombo-argentino Carlos Fernando Navarro Montoya con el presidente del equipo uruguayo Tacuarembó, Daniel Albernaz, adquirió hoy ribetes de crisis y revolución, con marchas populares y la intervención de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF).

El "caso Navarro Montoya" provoca crisis y revolución en el uruguayo Tacuarembó

El "caso Navarro Montoya" provoca crisis y revolución en el uruguayo Tacuarembó

Montevideo, 24 abr (EFE).- El enfrentamiento entre el portero colombo-argentino Carlos Fernando Navarro Montoya con el presidente del equipo uruguayo Tacuarembó, Daniel Albernaz, adquirió hoy ribetes de crisis y revolución, con marchas populares y la intervención de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF).

El experimentado portero de 43 años fue separado de la plantilla por disposición de la directiva luego que el sábado le aplicó un golpe de puño a Albernaz en medio de una fuerte discusión por el retraso en el pago de los salarios de los futbolistas y otras recriminaciones.

Aparentemente el presidente insultó al portero y le recriminó el bajo nivel de juego del equipo, que ocupa el penúltimo lugar en la clasificación del torneo Clausura o segunda fase de la Liga uruguaya con cinco puntos tras ocho partidos.

'El Mono', como se le conoce al ex portero de la selección colombiana y del Boca Juniors, "hizo un reclamo en nombre de toda la plantilla como capitán, y no aceptamos que se le aparte del grupo", señaló otro de los referentes del equipo, el defensa Baltasar Silva.

Los futbolistas no se oponen a que el portero reciba una sanción económica por el incidente, pero quieren que siga integrando la plantilla.

"Con 25 años de trayectoria profesional, está claro que no vine a Tacuarembó por un tema económico, porque gracias a Dios tengo una buena situación. Pero mis compañeros más jóvenes me han dado una lección de vida y han tenido una actitud ética, noble y muy solidaria", dijo Navarro Montoya a medios locales.

Tras la decisión de la directiva de apartar al portero y rescindir de manera unilateral el contrato, lo que le fue comunicado en un telegrama, la plantilla decidió dejar de entrenarse en las instalaciones del club y lo hace de forma conjunta en un cuartel de Tacuarembó, ciudad ubicada a 400 kilómetros al norte de Montevideo.

El técnico Jorge Goncálvez, que se hizo cargo de la plantilla hace tres semanas debido a los malos resultados, amenazó con renunciar si no se soluciona rápidamente la situación.

Los directivos anunciaron que presentarán un equipo de juveniles frente al Montevideo Wanderers, en el partido que jugarán el domingo en casa correspondiente a la novena jornada del torneo Clausura.

En principio, el partido debía disputarse el sábado, pero fue aplazado en un día para tratar de encontrar una solución.

La AUF, que emitió un comunicado en el que señaló su "enérgico repudio a los hechos de violencia" y expresó su "total solidaridad" con el presidente del Tacuarembó, envió a su secretario general, el abogado Hernán Navacuez, a aquella ciudad para intentar una mediación.

La Mutual Uruguaya de Futbolistas Profesionales, también tomó cartas en el asunto y directivos de la institución viajaron hoy a Tacuarembó para respaldar y asesorar a la plantilla.

En medio de esta situación de enfrentamiento un centenar de seguidores del Tacuarembó se manifestaron en la noche del jueves por el centro de la ciudad y hasta la sede de la institución en respaldo a los futbolistas y rechazando la actitud del presidente.

A los gritos de "¡Se va a acabar, se va a acabar la dictadura de Albernaz!", los seguidores del equipo reclamaron una solución.

Además, trascendió que Navarro-Montoya logró mediante aportes personales mejorar las condiciones de trabajo y comodidades de sus compañeros y de los juveniles de la institución.

Algunos dirigentes acusaron al portero colombo-uruguayo de querer dar "un golpe de Estado" en el club para adueñarse de la institución.

"Mis compañeros me eligieron capitán y nunca eludí responsabilidades Puse la cara para defenderlos y son varios los que tienen serios problemas económicos", dijo el portero.

"Pero de ahí a pensar que me interesa dar un golpe de Estado en el club, eso solo se puede entender como un chiste o producto de alguna mente enferma", agregó Navarro Montoya.