El Chelsea vence (1-2) al Arsenal y se convierte en el primer finalista

LONDRES, 18 (EUROPA PRESS)

El Chelsea accedió esta tarde a la final de la FA Cup tras vencer (1-2) al Arsenal en la primera semifinal del torneo, disputada en el estadio de Wembley ante 88.000 espectadores, y espera conocer a su rival del vencedor del choque de mañana entre el Manchester United y Everton.

Los 'blues' impusieron su mayor pegada ante unos 'gunners' que volvieron a pecar en su inocencia a la hora de definir. Así el Chelsea comenzó dominando territorialmente y en llegadas el duelo al fallar Drogba un mano a mano ante Fabianski en el minuto 3.

El Arsenal fue tomando el mando del encuentro conforme Cesc Fábregas aumentaba su protagonismo. El internacional español fue el primero en tirar al marco del nervioso Cech y el iniciador de la jugada que dio origen al tanto del Arsenal.

El español prolongó un balón para la subida del joven canterano Gibbs, que sirvió un balón al segundo poste a Walcott, que remató en semifallo y ante el que Cech pudo haber reaccionado de manera más eficaz.

Los pupilos de Guus Hidink adelantaron sus líneas y Lampard comenzó a tener más tiempo el balón en sus pies. Las intervenciones del internacional inglés se convertirían en decisivas a la postre, ya que cumplida la primera media hora asistió a Malouda, que definió con la diestra.

El Chelsea siguió creciendo, pese a tener a Anelka ubicado en una inusual posición de interior diestro. El francés apareció justo antes del descanso para estrellar en el poste un potente disparo desde la frontal.

La segunda parte continuó con la mordiente ofensiva exhibida en los primeros 45 minutos, pero con el Arsenal contando con numerosas ocasiones. Sin embargo, ni Adebayor ni Walcott fueron capaces de inquietar el marco de Cech, obcecados con avanzar hasta dentro de la portería con el balón controlado.

Mientras los pupilos de Wenger se volcaban, Hiddink amparaba sus opciones al contragolpe. Lampard, a cinco minutos del final, lanzó un pase largo al hueco para que Drogba midiera su velocidad con Silvestre para superar al galo y romper en el mano a mano a Fabianski en un gol que dejó sin margen de maniobra a un Arsenal que perdonó en exceso.