El conseller Saura pide una reflexión profunda de los incidentes en los festejos

  • Barcelona, 28 may (EFE).- El conseller de Interior, Joan Saura, ha hecho un balance positivo del dispositivo de seguridad de la celebración del triplete por parte del Barça, que se saldó con 119 detenidos, pero ha pedido una reflexión social profunda para acabar con las actitudes violentas en los festejos.

Barcelona, 28 may (EFE).- El conseller de Interior, Joan Saura, ha hecho un balance positivo del dispositivo de seguridad de la celebración del triplete por parte del Barça, que se saldó con 119 detenidos, pero ha pedido una reflexión social profunda para acabar con las actitudes violentas en los festejos.

En declaraciones a los periodistas, Saura ha destacado la actitud cívica y pacífica de la gran mayoría de las 100.000 personas que salieron a la calle, en el centro de Barcelona, para celebrar la victoria del Barça en Roma, y ha lamentado la actitud "muy violenta" de una minoría, que lanzó botellas contra otros culés y contra los Mossos d'Esquadra.

Saura ha remarcado que los incidentes de ayer provocaron efectos "mucho menores" en el mobiliario urbano de la ciudad con respecto a la fiesta que hubo hace tres años tras la victoria del Barça en la final de la Liga de Campeones en París.

A diferencia de lo que ocurrió entonces, en esta ocasión no se han roto de forma generalizada los escaparates de la zona de Canaletes, lo que ha atribuido al mayor número de detenciones.

El conseller ha insistido en la necesidad de que se trabaje globalmente para aislar a los violentos y, en esta línea, ha pedido que se aborde una reflexión social "profunda", no únicamente en el ámbito policial, para analizar cómo se pueden erradicar estas conductas violentas en los festejos.

Saura ha destacado que los Mossos d'Esquadra tuvieron ayer una "paciencia importantísima" ante las provocaciones de los alborotadores y que dos de ellos sufrieron lesiones de consideración, uno con un corte en la mano por un botellazo y otro con un golpe en la cabeza -pese a llevar casco-, al recibir el impacto de una papelera.