El Everton gana al Manchester United en los penaltis y jugará la final ante el Chelsea

LONDRES, 19 (EUROPA PRESS)

El Everton venció al Manchester United, plagado de suplentes, en la tanda de penaltis después de un partido sin goles y disputará la final de la FA Cup frente al Chelsea, que derrotó ayer al Arsenal (1-2).

Hubo que llegar a la tanda de penaltis y ahí el Everton, con Tim Howard, otro ex del Manchester, en la portería, se proclamó finalista después de que Rio Ferdinand y Dimitar Berbatov fallaran sus lanzamientos y dieran a los de Liverpool la oportunidad de disputar un título esta temporada.

El Everton se benefició de las decisiones de Alex Ferguson, que, a diferencia de Wenger y Hiddink en la otra semifinal, puso un equipo con jugadores inhabituales y dejó a Cristiano Ronaldo, Rooney y Carrick en la grada.

A pesar de ello, el Everton, que contó con las bajas de Arteta y de Jô, no supo dominar el partido y estuvo especulando toda la primera parte aunque tuvieron la posibilidad de adelantarse en el marcador por medio de Phil Neville y Saha, ambos ex jugadores del Manchester.

Los 'reds' confiaron en el ataque formado por el joven Macheda y Tévez, pero ambos estuvieron todo el partido muy solos, sin conexión con el mediocampo y apenas pudieron disfrutar de ocasiones claras a lo largo del primer tiempo.

Los de David Moyes despertaron tras el descanso y el australiano Tim Cahill tuvo en sus botas una gran oportunidad de adelantar a los 'toffees', pero el balón salió rozando la portería de Foster, que pudo gozar de minutos después de que Van der Sar no estuviera entre los convocados.

La entrada de Evra y de Scholes en la última media hora dio algo más de movilidad a los de Alex Ferguson y el 'Apache' desperdició una buena oportunidad mientras que el coreano Ji Sung Park gozó de la mejor ocasión del partido con un tiro desde la frontal que salió desviado.

Los 90 minutos terminaron sin goles y la prórroga sirvió para que los dos equipos dieran por bueno el empate y confiando en los penaltis ya que, en los 30 minutos, no hubo apenas ocasiones y ningún disparo a puerta.