El fervor rojiblanco que abduce a Bilbao y Vizcaya inunda Valencia

  • Valencia, 13 may (EFE).- El fervor rojiblanco que tienen abducido toda Bilbao y toda Vizcaya desde que se sabe que el Athletic Club jugará la final de Copa ha inundado Valencia, ciudad a la que hoy ha llegado el grueso de seguidores del equipo bilbaíno para asistir a la final.

El fervor rojiblanco que abduce a Bilbao y Vizcaya inunda Valencia

El fervor rojiblanco que abduce a Bilbao y Vizcaya inunda Valencia

Valencia, 13 may (EFE).- El fervor rojiblanco que tienen abducido toda Bilbao y toda Vizcaya desde que se sabe que el Athletic Club jugará la final de Copa ha inundado Valencia, ciudad a la que hoy ha llegado el grueso de seguidores del equipo bilbaíno para asistir a la final.

Según las previsiones iniciales del club bilbaíno iban a ser en torno a 35.000, unos 10.000 de ellos sin entrada. Pero el presidente del club, Fernando García Macua, no quiso aventurarse al respecto, por lo que es probable que los datos que manejaba hace solo unos días se le hayan quedado cortos.

Si en la capital vizcaína se roza la desmesura con un fiesta de animación a lo largo de toda ella de aúpa, el resto del territorio no le va a la zaga y amenaza con desbordarse si el Athletic finalmente es campeón.

En Valencia, el club rojiblanco inauguró la 'Athletic Hiria (Cuidad Athletic)', un espacio en el que acoger el enorme gentío rojiblanco que se va a dar cita estos días a orillas del Mediterráneo.

La 'Athletic Hiria', localizada a unos quinientos metros de Mestalla, en los jardines del Turia, entre el Puente de Calatrava y el Puente de las Flores, ocupa unos 7.000 metros cuadrados de extensión y cuenta con una carpa de 3.200.

En Bilbao, la cosa no será para menos. Al contrario, numerosas pantallas gigantes se repartirán por toda la ciudad, que solo tendrá el día 13 dos colores: el rojo y el blanco del Athletic.

La emisión del partido a través de seis pantallas gigantes en el campo de San Mamés ante más de 35.000 personas será el acto más multitudinario de cuantos de realicen en la capital vizcaína, si bien también el viejo pabellón de La Casilla, escenario habitual de los partidos del Bilbao Basket, congregará a otras 5.000 seguidores en un acto de marcado carácter festivo.

En ambos casos, el choque estará precedido de actuaciones musicales, sorteos y otras actividades siempre relacionadas con el Athletic.

Pero, esos dos escenarios no serán los únicos puntos de reunión para los aficionados en Bilbao, ya que el ayuntamiento instalará un total de diez pantallas en diversos puntos neurálgicos de la ciudad.

Además, asociaciones vecinales y de hosteleros de diversas zonas y barrios, como el Casco Viejo o Santutxu, han preparado una amplio programa de actividades que culminará a la hora del partido.

A lo largo y ancho de la geografía vizcaína serán también numerosas las plazas, parques o frontones de distintas localidades donde se van a poder reunir los seguidores rojiblancos, entre ellos Getxo, Basauri, Muskiz, Zierbena, Barakaldo, Ermua o Ortuella, casi siempre animados por los responsables municipales.

Pero al margen de iniciativas institucionales o colectivas, han sido los ciudadanos vizcaínos los que desde hace semanas han teñido de rojo y blanco prácticamente todos los rincones de la provincia.

Desde la semifinal de Copa frente al Sevilla, las banderas rojiblancas se han ido multiplicando exponencialmente en balcones, ventanas, comercios, ayuntamientos, e incluso colegios, donde no son pocos los profesores que desde hace semanas dan sus clases vestidos con camisetas del Athletic a niños que han cambiado el uniforme escolar por el de su equipo favorito.

Una gigantesca bandera de unos 25x20 metros en lo alto del edificio del BEC, de unos 100 metros de altura, simboliza perfectamente la respuesta ciudadana a la final de Copa.

Otros edificios emblemáticos, como el Puente de Vizcaya o la estatua del fundador de Bilbao, don Diego López de Haro, e incluso empresas de todo tipo, entre ellas Petronor, patrocinadora del club, lucen orgullosos e ilusionados la bandera del Athletic en lo más alto y vistoso de sus instalaciones.

Por otro lado, son incontables las anécdotas al respecto de un partido en el que está claro que uno de los equipos es 'de Bilbao'. En fin, un fervor rojiblanco que animará como pocas veces se ha hecho a un equipo de cara a un compromiso concreto. En este caso, un choque que ha vuelto a poner al Athletic y a Bilbao de nuevo en el mapa futbolístico.

Como bien ha resumido el entrenador del equipo vasco, el sevillano Joaquín Caparrós: "si ganamos, estaremos en el centro del mundo futbolístico". Por lo que se ve en Bilbao, en el resto de Vizcaya y ya en Valencia, no es para menos.